HACIENDO TEATRO EN USHUAIA

Actualizado: mar 14

Santiago Hogas es director de teatro, padre, jugador de rugby y amante de la navegación a vela. Está al frente de varios proyectos artísticos y nos cuenta cómo es ser actor en Ushuaia.

© MGonzalez

Contanos de tus comienzos.

S. H.: Al actor que habita en mí lo comencé a descubrir y desarrollar dentro del circuito de teatro independiente de Ushuaia, al que llegué sin intenciones de ser actor, pero sí en busca de desarrollar mis habilidades de comunicación para potenciar mi liderazgo. Luego de un primer taller anual, llegó una primera propuesta de protagonizar una obra junto a mi hermana Jimena, la actriz de la familia. Desde ese momento comencé a formarme transitando todo taller y curso al que logré acceder, además de continuar en escena en nuevas obras con distintos grupos. Alentados por un gran maestro, Adrián Canale, quien nos ayudó a ver que con Jime contábamos con nuestra propia teatralidad y que teníamos mucho para crecer todavía. Creamos nuestra compañía con una nueva visión. Nuestro primer trabajo fue “El Soplador de Estrellas”, cuya dirección quedó a mi cargo, y desde allí comencé a dirigir los espectáculos de la compañía y de otros grupos que me convocaron también.

¿Cuáles son los beneficios y las complicaciones de hacer teatro en Ushuaia?

S. H.: Hacer teatro en Ushuaia es muy complejo y artesanal. Demanda mucho tiempo, el que les quitamos a nuestras familias porque tenemos nuestros trabajos particulares. En nuestro caso nos valemos únicamente del público para mantener la sala porque no contamos con ningún tipo de subsidio ni del INT, ni municipal ni provincial. Somos cien por ciento dependientes del público y de la calidad de la experiencia que ofrecemos. Si bien es agotador, la satisfacción de crear experiencias y que el público lo valore es algo que no se compara con nada. Todo lo que hacemos es para encontrarnos con el público. Un ritual que nos conecta en un mismo espacio y momento para meternos en las historias que representamos.

¿Cómo nace Onírico Sur y quiénes lo componen?

S. H.: Onírico nace ante la necesidad de desarrollar nuestra propia visión del teatro. Creemos que se puede hacer mucho más teatro del que hacemos en una ciudad tan mágica como Ushuaia. Nos decían que era imposible hacer más de lo que se estaba haciendo. Nos propusimos dar por tierra esa idea y con muchísimo trabajo y convicción lo logramos. Desde el principio seguimos formando actores que no solo nutren a otros grupos, sino también a nuestros elencos y generan nuevos grupos. Logramos inaugurar nuestra propia sala, sin ningún tipo de subsidio, en el centro de la ciudad donde hacemos funciones todos los fines de semana, nuestras, de otros grupos y de otras artes escénicas. Ofrecemos talleres para adultos y niños, además de contribuir con la técnica teatral a otras disciplinas como el tango y la oratoria.

¿De qué se trata Experiencia Tango Fin del Mundo?

S. H.: Hace un año conocimos a Mariela Rojas y Aldo Vilte, quienes nos proponían hacer conocer el tango. Experiencia Tango es el resultado de esta amistad, de la fusión del teatro y el tango para dar respuesta a muchísimos viajeros que se van de la Argentina sin conocer nuestro tango. Una experiencia real donde el protagonista conoce cómo vivimos y disfrutamos el tango. El toque de humor se lo da Jimena Hogas con un personaje muy conflictivo, pero divertido, con el que logramos aterrizar la solemnidad que muchas veces se percibe del tango. Intentamos que lo que hacemos sea lo más genuino posible, por eso es una experiencia y no un show como los que se venden en otras ciudades. A la propuesta se la puede conocer en profundidad a través de nuestra fanpage experiencia tango fin del mundo, al igual que todas nuestras actividades en Compañía Onírico Sur.


San Martín 788, entrepiso, Sala Onírico Sur.


Instagram

Facebook


© 2018 by CuartoCreativo