AL FILO DEL FIN DEL MUNDO

Emprendedor con vocación y pasión por lo que hace con sus manos: Vicente Corradini. Llegó a la ciudad en 1975 y se enamoró de sus inigualables paisajes. La combinación de montañas y mar lo llevaron a tomar la decisión de quedarse a vivir aquí trabajando como zinguero. Hoy lo sigue haciendo, pero además se animó a llevar adelante un proyecto que siempre le gustó: hacer cuchillos artesanales. Por todo eso y mucho más, decidimos hablar en exclusivo con él para que nos cuente con más detalle

© MGonzalez

¿Cómo fueron los comienzos en la ciudad?

V.C.: Al principio, al llegar aquí, trabajé en varias cosas, hasta que hace 30 años aproximadamente logré armar mi taller y dedicarme por completo a la zinguería que era algo que faltaba en Ushuaia y, la verdad, me fue bien. Me gusta mucho lo que hago. En forma paralela, hacía cuchillos, lo que desde muy chico me gustaba.


¿Cuánto hace que comenzaste con Cuchillos del Fin del Mundo?

V.C.: Hace un año más o menos, esa afición comenzó a transformarse en un verdadero emprendimiento ya que me empezó a llegar acero, un muy buen material para que empiece a ver cómo trabajarlo, convertirlo en cuchillos, además de crear mis propias herramientas de trabajo.

© MGonzalez

¿Qué productos realiza Cuchillos del Fin del Mundo?

V.C.: Básicamente hago cuchillos, en lo posible recuperando y reciclando materiales que otras personas tiran, que no les sirven. Lo que más me gusta es reciclar aquello que alguien tiró, darle una utilidad. Lo que para otros es basura para mí son herramientas muy útiles. Además de cuchillos realizo hachas, gubias, herramientas para carpintería, también ofrezco el servicio de afiliación de cuchillos de la casa.


¿Cuentan con stock?, por si alguien quisiera obtener uno.

V.C.: En este momento contamos con un stock grande de cuchillos. Me encantaría que los conozcan y los prueben para que este emprendimiento siga creciendo y yo pueda seguir haciendo este trabajo que me encanta y disfruto mucho.


Si alguien que esté leyendo la nota cuenta con materiales que no utilice, ¿pueden pasárselo?

V.C.: Muchas veces mis amigos me acercan madera para realizar los mangos de los cuchillos, otros me han traído cuernos de ciervos, algunos los hice con vertebras de ballenas que encontré en los paseos por la Isla.


© MGonzalez

¿Y en la casa de Vicente se cumple la famosa frase ´En casa de herrero, cuchillo de palo´?

V.C.: No, no. En mi casa todos los cuchillos están realizados por mí. Les doy utilidad para el día a día, como los especiales, que tengo para mis salidas al campo. Eso sí que es un lujo, la verdad, poder comer y utilizar piezas que hago con mis propias manos no tiene precio. Como así también fabriqué gran parte de las herramientas que utilizo ya que no se las pueden encontrar con facilidad y, de conseguirlas, serían muy caras.


Por último, y agradeciéndole por su tiempo, qué mensaje le gustaría dejar a nuestros lectores.

V.C.: Que más allá de que me encanta y disfruto lo que hago, me gustaría que ustedes también tengan la posibilidad de tener una de mis creaciones en sus casas. Para ello nos pueden encontrar en Facebook como “Cuchillos del Fin del Mundo”, y en Instagram, de igual manera.

© 2018 by CuartoCreativo