“VIAJANDO DE A DOS”

Actualizado: 29 de ene de 2019

Comenzaron su viaje en mayo con la idea de conocer y recorrer Europa. Pasan los meses y aún se encuentran compartiendo su aventura por el Viejo continente. Se los puede encontrar en las redes sociales como “viajando de a dos”. Ellos, Juan y Almendra, no dudan ni un segundo en decir “somos de Ushuaia” cuando les preguntan “de dónde son”, y es que así lo sienten.

Nos gustaría saber cómo nació “viajando de a dos”.


Juan: Siempre supimos que estábamos de paso por Buenos Aires (aunque fue un paso largo); recién a mediados del 2017, cuando Almen ya se estaba por recibir nos dimos cuenta que había llegado el momento. Queríamos un cambio y empezamos a analizar posibles destinos, volver a Ushuaia siempre es la opción de cabecera. Fue entonces cuando empezamos a investigar sobre las visas de vacaciones y trabajo con la idea de irnos por un año a vivir una experiencia en otro país. Primero analizamos la posibilidad de ir a Nueva Zelanda. Durante varios meses fuimos preparándonos, pero el sistema para sacar la visa de NZ no nos daba garantías de que los dos pudiésemos viajar. Así fue que investigando un poco más encontramos la visa VVT de Francia. Durante casi un año ahorramos todo lo que pudimos y estudiamos francés durante cuatro meses para prepararnos. Sacamos los pasajes y las visas, renunciamos a nuestros trabajos y nos fuimos sin tener mucha idea lo que iba a venir.


Almendra: Este viaje empezó hace mucho. Antes de finalizar la carrera universitaria ya teníamos la idea de hacer algún tipo de viaje y poco a poco fue tomando forma. Miramos todas las opciones y maneras para concretarlo, y decidimos que para comenzar era buena idea una visa Working Holiday. De todas las disponibles elegimos Francia y con esa visa ya aprobada pudimos planear y pensar qué teníamos ganas de recorrer.


¿Cuando estaban organizando el recorrido tenían pensado ir compartiendo información sobre los destinos que iban conociendo o surgió de manera natural?


Juan: Cuando empezamos el viaje se sentía como si fueran unas vacaciones super largas, después pasamos varios meses trabajando en Niza, Francia. Ahí empezamos a cambiar el chip, a creernos esto de estar viajando por tiempo indeterminado con el único objetivo de querer conocer más; pero el cambio más radical fue hace tres meses cuando comenzamos a viajar por los Balcanes, en esta etapa surgió “viajando de a dos”. Llegó un punto del viaje en el que nos invadieron las ganas de compartir nuestras vivencias con familiares, amigos y todos aquellos que estén viajando o que busquen inspiración para hacerlo.


Almendra: Completamente natural, no habíamos pensado nunca en armar una cuenta para esto, pero a medida que el viaje fue avanzando recolectamos tantas fotos e información que nos pareció buena idea mostrarlo.


De todos los destinos ¿cuál era el que tenían más ganas de conocer?


Juan: El objetivo era, y sigue siendo, recorrer el Sudeste asiático, pero lo dejamos para el final de la visa (mayo 2019). La idea durante este año en Francia es hacer trabajos de temporada para ahorrar dinero y viajar por Europa.


Almendra: Para mí, sin duda, Turquía fue uno de los destinos que sentía que teníamos que ir, no podía quedar afuera.


Hasta ahora qué destinos recorrieron.



Juan: En la primera etapa del viaje, “las vacaciones xxl”, viajamos por Portugal, España y unos días por Londres. Luego pasamos tres meses viviendo y trabajando en Niza, Francia. En ese tiempo recorríamos la costa francesa cada vez que teníamos un día libre, lugares que nunca hubiésemos conocido si no fuera porque trabajábamos ahí. En la tercera etapa viajamos por Turquía, Bulgaria, Macedonia, Albania, Kosovo, Montenegro, Dubrovnik (Croacia) y Sarajevo (Bosnia-Herzegovina). Actualmente estamos en Chamonix, en los Alpes franceses para trabajar por la temporada de invierno.


¿De qué manera van realizando el viaje?, ¿dónde se hospedan, en hoteles, hostels o acampan?


Juan: Hasta ahora siempre paramos en hostels o airbnb y viajamos en avión, bus, tren y a veces a dedo (distancias cortas). Vamos analizando las opciones en el momento y elegimos la que sea más económica o conveniente según las distancias por recorrer. En Bulgaria incluso hicimos un workaway que, básicamente, consiste en hacer algún trabajo de pocas horas por día a cambio de hospedaje y comida, lo cual es una opción superinteresante para viajar low cost y conocer gente local. La verdad es que viajamos por destinos económicos y trabajamos toda la temporada de verano en Francia, ya que es la época más cara para viajar. Todo eso nos permitió ahorrar y poder viajar tranquilos.


Almendra: A la primera parte del viaje la solventamos con nuestros ahorros y, luego, cuando llegamos a Francia buscamos trabajos y destinos de temporada: en Niza, en el verano; en Chamonix, ahora, en invierno ya que es la manera más fácil de conseguir trabajo. Siempre en temporada alta y en destinos hiperturísticos hay trabajo para todos. Estos dos meses que viajamos por los Balcanes lo hemos costeado con nuestro trabajo en Niza.

¿Cuántos meses llevan fuera del país?


Juan: Salimos el 14 de mayo de 2018, hace siete meses. Pero se siente una eternidad y todavía nos queda mucho por recorrer.


¿Qué es lo que más les gusta de vivir esta experiencia, y lo qué menos les agrada de ella?


Juan: Lo mejor del viaje es que estamos haciendo lo que más nos gusta: viajar. Nos parecía algo imposible hace unos años o meses, nuestras mentes ingenieriles, estructuradas, no nos permitían pensar que se puede vivir viajando. Todavía nos quedan muchas barreras mentales por romper pero en solo siete meses ya nos sentimos diferentes a cuando salimos. Lo más difícil del viaje, además de estar lejos de la familia y de los amigos, creo que es saber lidiar con la incertidumbre, viajar improvisando y sin ningún plan. Por lo menos para nosotros requiere de mucha paciencia y calma, no hay que desesperarse cuando se complican las cosas.


Almendra: Lo mejor para mí es conocer nuevas culturas y sociedades. No lo habíamos sentido así hasta nuestro viaje a los Balcanes, es todo muy diferente y fue ahí donde conocimos el famoso choque cultural, que cuesta entender al principio pero a medida que aprendés sobre la historia del lugar no te parece tan loco. Además, darnos cuenta de que nos animamos a hacer este viaje es la mejor satisfacción, saber que no nos quedamos en casa pensando qué hubiese sido si…, saber que tenemos la libertad de hacer lo que queremos y cómo queremos, de que podemos adaptarnos a los trabajos que se presentan, que aprendemos algo nuevo todos los días...


¿Tienen pensado terminar su recorrido en Ushuaia?


Juan: Sinceramente no sabemos cuándo termina este viaje, pero Ushuaia siempre es el destino final, es un lugar único y especial para nosotros.


Por último, y agradeciéndoles por su tiempo, ¿qué mensaje dejarían para todas aquellas personas que leen esta nota?


Almendra: ¡Que se animen!, es más fácil de lo que uno piensa. Cuando comenzás a investigar y a buscar opciones es porque tu viaje ya empezó. Pasan muchas cosas por la cabeza antes de estar físicamente en un lugar, y todo ese proceso, y los miedos, forman parte de la experiencia. Sin duda lo volveríamos a elegir. Si pudiésemos retroceder en el tiempo lo habríamos hecho mucho antes. No fue nuestro caso algún intercambio al finalizar el colegio secundario o la facultad, pero igual nos animamos a hacerlo después. Sabemos que no es sencillo dejar un estilo de vida ya armado, que funciona dentro de un sistema porque lo hemos vivido, pero a medida que avanza este viaje y que vivimos la experiencia, miramos para atrás y sentimos que siempre se puede volver, que ninguna decisión es radical. Abandonamos nuestros trabajos pero habrá otros y la seguridad de un puesto en una empresa jamás debe compararse con tener la libertad de elegir.

© 2018 by CuartoCreativo