UN FUEGUINO LLENO DE CREATIVIDAD

Él, sin lugar a duda, es un creativo. Lleva adelante una de las agencias de publicidad más importantes del país, también es el responsable, junto con su equipo de trabajo, de crear nuestra mascota oficial “Usupin”. Estamos hablando de Teban Kenobi, quien nos brindó muy amablemente su tiempo para contarnos cómo es ser un publicista conocido en el país.



Sabemos que usted es fueguino y director de una agencia de publicidad muy reconocida en el país, ¿qué siente al leer esto? ¿Se imaginó que esto podría ocurrir en algún momento?

Sinceramente, mi sueño siempre fue ser una estrella de rock y me fui de la ciudad cuando terminé el colegio secundario, persiguiendo esa meta. Finalmente volví a Ushuaia con una gran banda. No de rock, pero sí de diseñadores y creativos que también la rockean. Por eso siento que estoy cumpliendo uno de mis sueños de la adolescencia. Siempre me preguntaron: “¿Sos chino, coreano, japonés, tailandés?”.


Dependiendo del momento, inventaba distintas historias de mi procedencia. Hace tiempo que ya no invento y contesto siempre lo mismo: “Soy de Ushuaia”. La verdad es que soy fueguino por adopción, porque llegué cuando tenía 3 o 4 años y me fui a los 18. Pero cada vez que aterrizo en el avión y veo las montañas junto al canal Beagle siento que llegué a casa.


¿Qué se siente lograr transcender fuera de la Provincia a través de su profesión y volver hoy a Ushuaia y cruzarse con sus trabajos en las calles como Usupin, Krundi Castor, etc.?

Trascender en Buenos Aires y tener éxito en una profesión es muy difícil, porque hay muchísimos profesionales y el mercado a veces está saturado, más en el rubro de la creatividad. Tuve el privilegio de tener a grandes maestros que me guiaron en mi carrera profesional. Y también la suerte de haber armado un gran equipo de trabajo con la Agencia THET Studio (@thetstudio).


Por eso me siento muy honrado de que nos hayan elegido para el desarrollo de la marca destino Visita Ushuaia (@visitaushuaia). Es gratificante ver que uno está sumando un granito de arena para ayudar a difundir la ciudad en la que creció. Siento que estoy devolviendo a la ciudad un poco de la alegría y del amor que me dio en mi infancia y adolescencia.


Pero también es una gran responsabilidad y con THET Studio pusimos el mayor profesionalismo para cumplir con las metas y estar a la altura. El proyecto era un desafío muy grande, porque se mezclaban emociones y sentimientos, y de alguna manera todo eso se nota en el resultado final.


Sabemos que vino de visita a la ciudad por unos días y realizó charlas, talleres, ¿podría contarnos qué se trató en ellos?

Nos acercamos a la Universidad Nacional de Tierra del Fuego porque pensamos que era necesario explicar cómo fue el proceso de construcción de la marca, por qué decidimos desarrollar la nueva identidad de la ciudad y cómo será la campaña de activación para difundir el destino. En el medio hubo información que circuló que no era correcta y no coincidía con el espíritu con el que encaramos el proyecto. Además, entendemos que los jóvenes son el futuro y el contexto actual de la publicidad se inclina por lo digital, porque las nuevas generaciones tienen hábitos de consumo distintos. Entonces era importante comunicar correctamente en qué consistía la propuesta.



En esta visita a Ushuaia ¿encontró algo diferente o sigue siendo la misma?

Siempre trato de ver las cosas positivas. Si bien es diferente, ya que la ciudad creció muchísimo y no nos conocemos todos, sigue manteniendo el mismo espíritu de pueblo en cuanto a la calidez y cordialidad de los vecinos. Se mejoraron y profesionalizaron muchos aspectos relacionados al turismo, porque las propuestas gastronómicas y de excursiones crecieron muchísimo y hay una gran variedad de actividades durante las cuatro estaciones. ¡Pude hacer los sobrevuelos en los helicópteros!


También me pongo a pensar que es increíble que el Cerro Castor cumpla veinte años. Que semejante centro invernal sea parte del destino y esté posicionado como el número uno de la región es motivo de orgullo. Además, la ciudad es cada vez más elegida como locación para filmaciones de contenidos para productos internacionales y eso me pone contento. Es el Fin del Mundo, y como decimos, “donde todo comienza”. Y, por último, amo reencontrarme con mis amigos. Somos todos cuarentañeros, pero cada vez que nos vemos volvemos a ser adolescentes. Esta ciudad te mantiene el espíritu joven.


Por último, y agradeciéndole por su tiempo, ¿qué mensaje le gustaría dejar a todas aquellas personas que leen esta nota?

Dejo una frase de mi viejo, que partió hace muy poco, y siempre me marcó el camino a seguir porque me dejó los valores de la honestidad y del trabajo: “Tewaní, juntar piedritas. Mañana ser gran montaña”. A las piedras las sigo juntando. Algún día será una gran montaña.

© 2018 by CuartoCreativo