RONA SAMIR: LA LITERATURA COMO REFUGIO

Rona Samir tiene 54 años, desde hace 34 vive en Ushuaia, es empleada administrativa y en su tiempo libre se dedica a la escritura. En La Muy hablamos con ella sobre sus ideas en torno a la literatura, su libro “Fénix”, y sus planes a futuro. ¡Conocela!

Fotos Gaby Sais

¿Cuándo empezaste a escribir? ¿Por qué?

Empecé a escribir en 2016 sobre las historias que se atropellaban en mi cabeza. Desde chica tuve una gran imaginación, y siempre que leo un libro, veo una serie, una película o simplemente quiero evadir una situación de la vida real que me sacude, me hago la siguiente pregunta: ¿y qué pasaría si...? Así arrancan mis historias. ¿Por qué empecé? Siento que todo estaba ahí, esperando un disparador. En mi caso fue una situación personal muy difícil de sobrellevar, y escribir fue mi escape, mi refugio y mi catarsis.

¿Cómo se vincula el cine y la literatura en tus escritos?

Me crie en un hogar plagado de la mejor literatura de Dostoievski, Hesse, Eco, Grass, y mi padre no se perdía una película de Tarkovski, Fellini, Herzog, Bergman, entre otros, con lo cual disfruto de una buena obra de arte, ya sea en imágenes o en palabras.

Cuando escribo soy muy consciente de la necesidad de utilizar los recursos del cine en cuanto a la descripción de imágenes, escenarios y nunca falta la mención de colores, sabores, olores y hasta la música en las escenas que describo. Intento que todos los sentidos del lector estén involucrados.


¿Cuánto de vos y tu historia hay en lo que escribís?

Parafraseando a Stephen King, “En lo que al pasado respecta, todos escribimos ficción”, y en lo que a mí respecta, dependiendo de cada novela, el porcentaje de veracidad puede llegar a ser bastante alto. Mantovani, el personaje del Ciudadano ilustre: “¿importa eso?” y a continuación cita a Nietzsche “No hay hechos, solo sus interpretaciones”. Los personajes de Rona son extractos de vidas reales con experiencias reales que se han ficcionado y enriquecido en el proceso creativo.

¿Podés hablarnos sobre “Fénix”, tu primera novela editada, presentada en la Feria del Libro de Buenos Aires?

“Fénix” es un thriller psicológico. Es la tercera novela que escribo, pero la primera en ser editada. “Fénix” hará justicia por manos propias, pero mientras sobrevuela terreno peligroso se desdibujan los límites trazados entre hacerle un bien a la comunidad y su propia naturaleza humana. La protagonista padece la constante puja entre lo que parece ser, lo que cree ser y lo que realmente es. La dinámica entre los personajes llevará al lector a replantearse el concepto de “lo que es justo”.


El libro estará hasta el 16 de mayo participando en la Feria Internacional del Libro en Buenos Aires, en el stand 103, Pabellón Azul, de la editorial Autores de Argentina.

¿Qué esperás generar en tus lectores y lectoras?

Cuando leo valoro tres cosas en un libro además de que me entretenga: que me haga replantear preconceptos, escalas de valores, convicciones; que una vez terminado, extrañe a sus personajes y quiera seguir sabiendo de ellos; que tenga un buen final, un giro inesperado que sorprenda e invite a releer la historia.

Si lograse generar en los lectores al menos una de ellas, estaré más que satisfecha. Otro aspecto que me gusta es despertar la curiosidad. Suelo mencionar lugares, música, autores, películas, o hasta teorías de la física, con la idea de que el lector actual que tiene el mundo al alcance de un click, se interese, investigue y ahonde en ellos.


¿Querés contarnos un recuerdo sobre tu vínculo con la literatura?

Agregaría un punto más: en mis recuerdos más lejanos siempre me veo leyendo. Como toda hija única tenía una necesidad constante de no aburrirme, y mi padre, de complacerme. Por supuesto que su escaso sueldo como docente en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de La Plata no alcanzaba para mitigar mi constante demanda de libros, por lo que mis tesoros más preciados eran leídos y releídos una y otra vez hasta recordar párrafos completos de memoria.


Se las ingenió para conseguir una caja llena de los mejores ejemplares de la colección Robin Hood de los clásicos que mi tío había coleccionado de adolescente. Más de tres mil kilómetros y cuarenta años después, reposan en mi biblioteca algunos ejemplares entre los que está mi favorito: “Alicia en el país de las maravillas”.

¿Qué proyectos tenés a futuro?

En el 2016 arranqué con una novela histórico-romántica que se desarrolla durante la Segunda Guerra Mundial, y en 2018 con una novela de ciencia ficción. Disfruté el proceso creativo de ambas, pero fue realmente agotador porque tuve que investigar muchísimo. “El llamado de la sangre” y “El sustituto” serán las próximas en editarse en 2023.


Además, estoy concursando con un cuento corto en un certamen nacional, y de salir seleccionado, conformará junto con los relatos de otros autores, una única obra; y puliendo un libro propio de varios relatos breves: “Memento Mori”.


Por último, ¿en dónde podemos leerte?

Pueden contactarse por facebook: Rona Samir, Instagram: ronasamirarg. Además, “Fénix” está disponible ya sea en versión impresa o distintos formatos digitales, en Autores de Argentina.


Fotos Gaby Sais

Nota por Lucía Junquera Ramos


Entradas Recientes

Ver todo
placas-04.jpg
placas_Mesa de trabajo 1.jpg
placas-03.jpg