PURA TERNURA

Me llamo Silvana Helguero, tengo 38 años, soy mamá de Mateo (4 años) y de Tomás, conocido como Toto (3 años), profe de Educación Física y fotógrafa. Soy pionera en la Isla realizando exclusivamente fotografía de recién nacidos, maternidad, niños y familia. A fin de año se cumplirán cinco años que me dedico a esta profesión.


¿Por qué elegiste la fotografía infantil?

No la elegí, la vida me llevó a ella en un momento especial de mi vida, donde empecé a retratar a mi primer hijo y me apasionó.


Dentro de la fotografía infantil, ¿cuál es la parte que más te gusta?

La fotografía del recién nacido, muero de amor en cada pose, como si fueran mis hijos. Ellos me transmiten mucha paz y, sin duda, disfruto con los papás conociendo su historia y sus emociones. Y compartimos la alegría cuando nos regala una enorme sonrisa mientras duerme.


¿Cómo lográs preparar al bebé para las fotos?

Es un conjunto de factores, previo a la llegada del bebé se higieniza el estudio, se mantiene una temperatura adecuada, y se prepara cada elemento a utilizar. Luego se posa, o se envuelve teniendo en cuenta los recaudos necesarios en sus articulaciones, algunas fotografías se componen, por seguridad. Pero sobre todo respeto los tiempos de cada bebé, las capacitaciones y la experiencia en todos estos años fueron clave en mi trabajo.

¿Y qué ofrecés para los niños cuando dejan de ser bebés?

Realizo sesiones de crecimiento para las cuales vienen cada tres meses hasta que festejan su primer año, son las que más me gustan ya que los veo crecer y se genera un lazo único con los papás. También realizo sesiones a bebés de más de tres meses, las de cumpleaños en las que la mamá puede elegir la temática y cuando llega la sorprendo con la escenografía, y las más divertidas son las de Smash Cake, donde realmente festejan el cumple en el estudio con torta y todos cantamos el feliz cumpleaños. Y también las de niños.


¿También hacés fotografías de familias, verdad?

Sí, las fotografías de familia pueden ser de hermanitos, papás con sus hijos y hasta abuelos con sus nietos. Se realizan en estudio y en exterior.


Contanos alguna anécdota divertida que haya ocurrido durante una sesión de fotos infantil.

Sería complicado elegir una. Sin duda, cuando posa al recién nacido desnudo con uno de los papás y le hace pis o caca es imposible no reírse..., hasta hacen apuestas a ver a quién le va a pasar. En los bebés de hasta un año, el detrás de escena es de locos, los papás hacen cualquier cosa para tentar a los hijos. También no puedo dejar de pensar en esas abuelas que han traído o acompañan a sus nietos, siempre con tanta felicidad que en cuanto te das cuenta están ellos en la escena y los bebés, en otra, jugando.


¿Cómo definirías tu fotografía?

La defino como fotografía infantil responsable, donde me esmero por cuidar a cada bebé y a cada familia que viene a mi estudio. Como mamá uno busca que su hijo esté cuidado. Buscamos opiniones para elegir a nuestro pediatra, creo que en la fotografía infantil se debería tomar el mismo recaudo antes de entregarle un bebé de días a un fotógrafo, saber qué conocimientos tiene para hacer su trabajo me parece imprescindible, ya que conlleva una responsabilidad enorme.


Ser fotógrafa es algo más que disparar una cámara, ¿no es así?

En la fotografía específica de recién nacido, bebés y niños, implica mucho más que el seteo de la máquina, implica crear una relación con un niño, descubrir sus tiempos, sus dolores, hasta captar la ternura en un puchero o esos gestos únicos que sus papás me dicen “¡Eso lo hace todo el tiempo!” Y ahí está la foto que van a amar.


MUY MAMÁ


¿Qué representa en tu vida la maternidad?

Para mí representa un milagro, un deseo que en un momento lo vi casi inalcanzable, siempre todo en mi vida fue con mucho esfuerzo y sabiendo esperar, ¡¡¡ahora soy feliz de solo mirarlos!!!


¿Qué se necesita para ser mamá?

No se necesita nada, cada uno se brinda a sus hijos de la manera que cree mejor. Aprendí que no hay recetas, porque cada mamá tiene un vínculo distinto con su hijo.


¿Qué es lo mejor de ser mamá?

Lo mejor es tenerlos todos los días, verlos crecer, ir descubriendo su personalidad, los parecidos con cada uno de nosotros, y darnos cuenta que serán el amor de nuestras vidas.


¿Qué es lo más difícil de ser madre?

Sentir que nunca alcanza el tiempo que les brindo, desearía un día con más horas.

© 2018 by CuartoCreativo