MUY CLIENTE: GABRIEL CERSOSIMO

Negocios: Juventa del Prado, Juventa MD, Juventa MD Río Grande, One Sports Center.

Profesión: médico.

© MGonzalez

¿Qué es lo que más te motiva para continuar en estos tiempos difíciles?

Para todos los que nos gusta emprender, aquellos que entendemos el camino como un desafío para la transformación personal, y no como un fin, los momentos de crisis no son más que oportunidades para mejorar, para crecer y poder conocerse un poco mejor como empresario.


Si tuvieras que enumerar los principios fundamentales en el trabajo, ¿cuáles serían? Pasión, amor, dedicación, perseverancia, voluntad, planificación y, sobre todo, valentía.


Para tener un negocio exitoso se necesita…

Creer y disfrutar de lo que hacés, sea lo que fuere, perseverancia y una creatividad que te permita reinventarte permanentemente. Hoy los cambios son instantáneos, el mercado te exige estar en movimiento continuo.

© MGonzalez

¿Podrías detallarnos cómo es un día cualquiera en tu vida?

Ante todo, largo... Arrancamos temprano, suena el despertador, bueno, en realidad, arranca Clau llamándome unas siete u ocho veces hasta que a las 7, 7.15, arranco, me baño, bajo, no desayuno porque intento hacer ayuno intermitente. Según el día, dejamos a los chicos en el cole o duermen un ratito más... A eso de las 8 llego al hospital y voy a quirófano (soy médico anestesiólogo) donde planificamos la división de trabajo del día y comienzan las cirugías. Aunque todos creen que solo tomamos café, es una actividad muy adrenalínica y explosiva, con muchísima responsabilidad y las decisiones se toman muy rápido. Son segundos de stress y unos ratos de calma durante la cirugía. Habitualmente el anestesiólogo es el encargado de la selección de música siempre y cuando el cirujano esté de acuerdo, así que desde la cabecera del paciente damos un poco de calidez al quirófano. Después se analizan laboratorios, se canalizan y evalúan los casos especiales de diferentes cirugías; y siempre y cuando no esté guardia, alrededor de las 16, salgo de quirófano directo al cónsul de medicina estética donde, pese a mis esfuerzos, ¡casi siempre llego tarde! En el consultorio hacemos muchos procedimientos, algunos más famosos como botox y relleno, otros no tanto, como Jett Plasma... Suele ser un momento del día más relajado, con menos stress. Aunque amo la anestesiología el cónsul tiene otro disfrute: charlas con pacientes, mates con las chicas de Secretaría... Es nuestro momento con Clau, es ese rato del día donde encajamos más que nunca... Después de ver varios turnos se responden consultas online, se resuelve algún que otro tema. Alrededor de las 20, hacemos una horita de gym más que nada un poco de footing para descomprimir y, de ahí, directo a casa... Nos esperan los chicos listos para comer, a veces no tan listos, tal vez con tarea pendiente o con cosas por comprar para el jardín que le pidieron de un día para el otro... Hablamos, nos reímos, a veces estamos más serios según qué día nos tocó a cada uno... Es el rato de los consejos y los análisis, de las enseñanzas para Vitto que no come sentado, de la mema para África que pareciera que no hubiese comido en todo el día... Después de cenar, todos a dormir. Emma que quiere un té, Vitto con su mema y su cuento, Milu enojada porque tiene mucha tarea, y ahí nos quedamos con Clau, cafecito a lo argento y, por qué no, un vasito de vino... Es el momento del día que se disfruta desde el hacer, desde lo cumplido y desde todo lo que queda por delante.


¿Hasta dónde estarías dispuesto a llegar para conseguir tus metas profesionales? Considero que antes de ser profesionales somos personas, individuos y sobre todo estamos formados y guiados por aquellas cosas que vivimos, disfrutamos y sufrimos de nuestra vida personal. Creo que el límite de la profesión es la interrupción o el deterioro del desarrollo personal; en mi caso, Clau, la familia, los hijos, mis amigos. Ellos son los que determinan quién soy y, en gran parte, responsables de ser profesionalmente lo que soy.


Pensando en la creación de una buena cartera de clientes, ¿qué estrategia recomendás adoptar?

En atención al público sobre todo, nuestro enfoque siempre estuvo liderado por la concepción que Clau tiene de salirse de la línea de un commodity, algo complejo y difícil por cierto. Hoy la despersonalización provoca que todo sea igual, parecido o similar: la oferta universitaria, la venta en supermercados, la venta de ropa, nadie se distingue, nadie genera nada nuevo. Con Juventa lo que

buscamos es, sobre todo, la personalización. Que en Juventa no seas el turno de las 18, sos María, que trabaja, que tiene hijos, que le gusta salir a caminar; por eso para nosotros el equipo de atención siempre estuvo enfocado no solo en la calidad de lo que se ofrece sino en la forma en que se ofrece... Por supuesto que tendremos miles de errores y en parte es lindo tenerlos ya que nos invita a renovarnos permanentemente. También entendemos que Juventa del Prado es una empresa joven, enfocada en la calidad humana y en la excelencia en tratamientos, que está creciendo y que por ahí la estructura nos sorprende y nos mantiene en movimiento. Algo diferente nos pasa con el One Sports, el complejo deportivo, somos supernuevos en esta oferta, empezamos este año, y tenemos miles de ideas que apuntan a crear un verdadero espacio de bienestar deportivo... Nos convertimos en una de las pocas áreas de cardio protegidas de la ciudad... Con nuestros DEA ampliamos y cambiamos el enfoque de la gastronomía, todavía nos queda desarrollar el factor eventos el cual nos va a permitir incluir en nuestro universo varones y mujeres de todas las edades, un fuerte desafío y esperemos estar ¡a la altura de las circunstancias!


Con todo lo que has vivido y experimentado, ¿qué crees que es lo mejor de ser empresario y profesional?

Son dos universos tan distantes. En uno, mi gran amor, la anestesiología, lo que prima es la formación, el crecimiento intelectual, la ciencia fáctica, lo que dicen los artículos, lo que recomienda tal o cual especialista, es algo que apasiona y enamora, es dar gran parte de tu vida para cuidar al otro en un momento de extrema vulnerabilidad como es una cirugía. Emociona y te conmueve cada día como si recién empezaras, pero a la vez te pone barreras y limitaciones en lo personal, te hace pensar de una forma programada

y ajustada. Por otro lado está el empresario. Creo que la palabra dice mucho, deriva del latín y significa ´liderar un negocio´, también requiere de formación técnica, de entender que la profesionalización del empresario mejora la rentabilidad y desarrollo de la empresa. Y hablo desde el lugar del pequeño empresario, del emprendedor, hablo de la pyme, de esa que mueve la mayor parte del PBI de un país. Ser empresario es una sensación difícil de explicar, porque al emprender te encontrás con miles de nuevas emociones: entender que generás un puesto de trabajo para alguien, la alegría de ver el local lleno de gente, la alegría de una inauguración, el dolor profundo ante un fracaso.

© MGonzalez

Ser empresario o emprendedor es algo que no conocía de mí y aún lo estoy conociendo. Es disfrutar de esa libertad de hacer, de jugársela, de arriesgarse, de construir, de desarmar y de estar permanentemente creando, porque al empresario que mejor le fue no es el que hace lo mismo que todo el mundo, es aquel que hace todo tan diferente que se vuelve único.


𝐏𝐈𝐍𝐆 𝐏𝐎𝐍𝐆

Una buena noticia: estoy embarazada.

Un color: rojo.

Hobby: leer.

La felicidad es… poder hacer lo que nos gusta.

Un perfume: Chic CH.

Un libro: Más allá del bien y del mal.

El look ideal para todos los días: fresco, joven y elegante.

© 2018 by CuartoCreativo