LA DIVERSIDAD EN ACCIÓN

“El futuro es transfeminista”, nos dice Bruno Bustamante, un joven ushuaiense que nos cuenta las realidades que vive la comunidad LGBTIQ+, tanto en la Isla como en el mundo, desde la columna radial El jabón en el piso. Es parte del equipo del Instituto de Educación y Conocimiento de la UNTDF como no docente, pero también te lo podés cruzar poniendo música electrónica en algún evento o marcha junto a su novio Poly y su perro Pascual.

Foto Juan Odella

Para vos, ¿Ushuaia es una ciudad gayfriendly?

Ushuaia es la primera ciudad de Latinoamérica en celebrar un matrimonio (con todas las letras) entre dos personas del mismo género, gracias a la primera mujer Gobernadora de la historia de la Argentina, Fabiana Ríos. En aquel momento no había Ley de Matrimonio Igualitario, vino después. Seguidamente, otros países de la región se sumaron a esta ola de ampliación de derechos. Asimismo, también es una ciudad con una fuerte presencia de iglesias y credos, quienes lamentablemente, no siempre se muestran abiertos a reconocer y abrazar nuestra existencia. Creo que son algunos aspectos que hablan de nosotres como comunidad ushuaiense y, si bien falta mucho (muchísimo), considero que somos muchxs quienes intentamos construir una ciudad cada día más lgbtiqfriendly.

Foto Juan Odella

¿Cómo fue tu experiencia personal?

No fue fácil ser un adolescente abiertamente gay en el 2000… En ese entonces, para mí era impensado que en Ushuaia hubiera marcha del orgullo. Aún me genera mucha pena recordar que en el colegio me discriminaban por mi orientación sexual. Yo tuve la suerte de que mi familia me ha acompañado en todo momento y sé que soy muy privilegiado por esto. Me ha permitido sentir orgullo de mí mismo y me ha dado el valor para enfrentarme a los desafíos de la vida cotidiana. Para algunxs podría sonar como una pregunta más del montón, pero para un chabón gay que su abuela le pregunte por su novio es mágico y muy sanador. Se siente como el mejor abrazo que te pueden llegar a dar (y yo tuve esa suerte). Sobre todo teniendo en cuenta que vivimos en un mundo en el que hay violencias normalizadas. Tristemente, aún existen personas de todas las edades de la comunidad LGBTIQ+ que no solo son violentades en los espacios que transitan (comercios, hoteles, colegios, hospital, etc.) sino que además, son expulsades de sus casas y de sus familias. La colectiva travesti/trans se ha llevado la peor parte desde siempre. En ese sentido, creo que es importante recordar que el famoso “closet” está sostenido también por esas prácticas sociales que nos dicen que ser quienes somos está mal. El humor, las miradas, las palabras que usamos para insultar, son algunos de los ejemplos más comunes.

¿Qué es El jabón en el piso? ¿Qué temáticas tocan?

EJEP es una columna de radio sobre Derechos Humanos desde la perspectiva de la comunidad LGBTIQ+ e interseccionalidades. En otras palabras, es una invitación a la deconstrucción, a rediseñarnos como sociedad. A la hora de pensar un nombre, quería algo que fuese ingenioso y que referencie automáticamente esa especie de incomodidad que puede generar o no, hablar de ciertos temas. En la imagen de un jabón tirado en el piso de una ducha de varones, me parece que confluye algo de eso. Al finalizar cada edición, entregamos el jabón como una especie de galardón a esxs protagonistas que luchan por la inclusión de nuestra comunidad. Es nuestro premio a la deconstrucción y a la lucha para la inclusión de nuestro colectivo. Creo que es fundamental visibilizar qué sucede en la órbita de nuestra comunidad y para eso hablamos de historias de vida, resistencia, proyectos y emprendimientos. Entrevistamos referentes de la lucha de todo el país y fundamentalmente a lxs locales. Recomendamos pelis, documentales, series, espectáculos, música… siempre que sean propuestas con perspectiva de género y diversidad.


¿Cómo llegaste a armar ese espacio en la radio?

Caro Masdeu, una excompañera de un programa de TV que hicimos en 2015, La burbuja, por Canal 11, me invitó a pensar en “algo radial LGBT” y así nació este proyecto. Es un orgullo inmenso que esta sea la primera columna radial marica, creada y sostenida a lo largo de poco más de dos años, haciendo foco en los sucesos de nuestra comunidad en el mundo y sobre todo en Latinoamérica. Debo decir que agradezco profundamente que la familia de No te entusiasmes tanto me haya hecho parte y le pongan el cuerpo a este desafío. Que trabajemos juntes, codo a codo, para generar contenido que tiene como objetivo final la inclusión plena de la comunidad LGBTIQ+.

Foto Juan Odella

¿Qué opina la audiencia sobre estas propuestas que hacés?

No te entusiasmes tanto es un programa que va por la décima edición, por lo tanto ya tenía su audiencia. Me gusta pensar que les oyentes encuentran en El jabón en el piso, en primer término, un interlocutor de la comunidad, entre tantos medios, en los que la representación queer es prácticamente nula. Este es un segmento para la reflexión, una excusa para pensar en estos temas que muchas veces desconocemos y que actualmente generan muchísimo interés.

Foto Juan Odella

“¿Por qué jamás trabajé con una persona trans?”, “¿Por qué tenemos marcha del orgullo LGBT?”, “¿Por qué soy heterosexual?” son algunas de las preguntas que planteamos en el aire y que colaboran con pensar en nuestra y en otras realidades. Todes estamos muy preocupades (y ocupades) en resolver nuestras vidas y muchas veces no miramos al costado. Desde EJEP, queremos sembrar conciencia y empatía, visibilizar este sector tan marginado históricamente y con tanto para mostrar y deslumbrar al mundo.


Ojalá que esta militancia radial haya tenido un impacto positivo en la vida de, al menos, una persona. Eso, ya es un montón….


¿Cómo te imaginás el futuro próximo para la comunidad LGBTIQ+?

Para mí el futuro es transfeminista. Que así sea, depende de nosotres y del compromiso que asumamos colectivamente. En los últimos años hemos sido testigxs preferenciales de ampliaciones de derechos que le han cambiado la vida a muchísimas personas. La ley de Matrimonio Igualitario, la de Identidad de Género, la ley Micaela, la de Educación Sexual Integral, el Aborto Legal, entre otras, fueron gracias a la lucha en las calles y nunca debemos olvidar que nos han costado sangre, sudor y lágrimas. También recordar que hacer cumplir estas normativas es el deber de todes y el único camino hacia la igualdad. Hace poco leí que Platón, un filósofo griego, decía que “Donde reina el amor, sobran las leyes” y yo creo que efectivamente necesitamos mucho más amor. Un mismo amor.


Entradas Recientes

Ver todo
placas-04.jpg
placas_Mesa de trabajo 1.jpg
placas-03.jpg