DULCE INFLUENCER

Actualizado: 17 de may de 2019

Es una de las pasteleras influencer más reconocidas en nuestra ciudad, aunque a ella no le gusta que la llamen así. La realidad es que cuenta con más de 70.000 seguidores en sus redes sociales lo que le permite llegar con sus recetas desde Ushuaia a todo el mundo. Ella es Miriam Buffa y los invitamos a conocerla.


¿Cómo surgió tu pasión por la cocina?

M.B.: Desde la infancia, rodeada de quintas orgánicas, la cocina, las verduras y frutas ¡eran todo lo que quería en la vida! Durante casi todas las siestas hacía tortas de arena y barro decoradas con florcitas. Siempre vi personas de mi entorno cocinando: mi mamá, mis tías, y Victoria, la mamá de mi amiga Fer. A ella, que tenía pasión por la pastelería, además de una energía única, le debo mi admiración, y es quien me trasmitió la pasión por la cocina. Son las huellas de la infancia, amaba sus lemon pie, ¡nunca se lo dije!


¿Siempre te gustó o fue algo que se fue dando solo?

M.B.: A los 13 comencé a cocinar haciendo desastres, a los 23 ya vendía y tenía mucho éxito. Desde hace nueve años vivo en Ushuaia, lugar que terminó de inspirarme en la pastelería, me hizo ser lo que soy en la actualidad. No estudié la carrera profesional de pastelería ni de cocina, nunca diría algo que no soy, pero animo, ayudo e inspiro a mucha gente a cocinar. Quiero que me vean como un consejo de abuela cocinera, de esas únicas que dejan huella... Y con eso ¡soy feliz! Me emociona tanto ver cómo los hombres, adolescentes y niños se interesen por cocinar, ¡me encanta!


Sabemos que actualmente sos una de las pasteleras más reconocidas de la ciudad, ¿te considerás una “influencer”?

M.B.: ¡Oh!, es un honor. No sabría decirte si soy influencer, es difícil definirse uno mismo. Creo que lo mío es inspirar, hacer recordar con cosas, recetas, formas y fotos... los sabores de la infancia, las cosas que probamos cuando éramos niños, a nuestras abuelas o madres que no eran profesionales sino ¡mágicas!


¿Cómo transitás esa exposición?

M.B.: Bien, es emocionante y me descoloca de a ratos, cuando la gente me escribe y me cuenta: ¡Te vi en la calle, pero no me animé a saludarte!, veo que cuchichean: ¡Esa es Miriam! O que me digan en medio de un evento (me pasó): ¡Esa es la chica de la tele! Me pongo roja, soy tímida, pero me encanta y lo disfruto.


Además de tu actividad en las redes (Instagram, en tu caso), también podemos verte en el programa “La cocina de Luis”, ¿cómo llegó esa propuesta?

M.B.: Sí, también estoy una vez por semana con Luis Bernal y el equipo que este año formamos. El año pasado, en octubre, Luis me invitó a un programa; en noviembre a otro, y al último del año en diciembre. Hasta que llegó la propuesta de formar parte de un equipo fijo en esta temporada 2019, y es ¡excelente! Obviamente, uno se replantea si lo hace, o no, pero hay que arriesgarse, hacer todo disfrutando, y aquí estoy, en la cocina con Luis.


¿Era algo que imaginabas que podría suceder o fue una sorpresa?

M.B.: ¡Por supuesto que fue una tremenda sorpresa, nunca imaginé estar en la tv! Ese día, y después que acepté, no sabía si reírme o llorar, arriesgada, metedora, pero, bueno, ya estaba, no iba a volver atrás y no me arrepiento, se aprende, se conoce gente divina, todo suma. ¡Que valoren tu trabajo (que no es poco) sin ser “profesional” es maravilloso! y soy muy agradecida.

¿Qué proyectos te esperan para este año?

M.B.: No soy de proyectar ni programar demasiado, aunque es hermoso abrir el correo y encontrar propuestas de trabajo todo el tiempo. Tengo proyectos con marcas nacionales de productos desde ropa hasta electrodomésticos (que por falta de tiempo, algunos rechazo), seguir en la tv, abrir mi taller, mi lugar donde producir desde pastelería, fotos, hasta recibir gente y trabajar en conjunto en proyectos.


Por último, ¿qué mensaje dejarías a quienes lean esta nota?

M.B.: Con la experiencia de vida, a mis 43 y transitando uno de mis mejores momentos en cuanto a crecimiento personal, puedo decirles que la vida es mucho más simple de lo creemos, que tenemos que soltar lo que no sume, que es más placentero dar que recibir, que creer en uno mismo es más importante que un título, y que sin actitud no llegamos muy lejos. Que todos podemos, !que cocinemos más en casa! ¡Que dejemos huellas en los niños, haciendo algo con nuestras manos aunque en casa solo haya un poco de harina, huevos y azúcar, eso tiene, créanme, ¡un valor que no lo tiene la mejor galleta del mercado! La cocina une, transforma, cura y hace felices a todos, es el Alma de un hogar. ¡Ah…! ¡y que hagan mis recetas y me manden fotos! ¡Gracias!


Por Fernanda Tavarone

© 2018 by CuartoCreativo