DOS FUEGUINOS PERDIDOS EN ESTADOS UNIDOS

A ellos, después de recibirse en sus respectivas carreras, les llegó la propuesta de ir a vivir a EE. UU. y no lo dudaron ni un segundo. Es por eso que Valeria Dávila y Emanuel Cáceres hablaron en exclusivo con La Muy, y esto nos decían.

Emanuel diseñando un circuito.

Sabemos que son fueguinos y actualmente se encuentran viviendo en EE. UU., ¿qué fue lo que los llevó a realizar ese cambio?

V.D.: Así es, nacimos en Ushuaia, y nos mudamos a Buenos Aires tras finalizar la secundaria para seguir nuestras carreras que, en aquel entonces, no se dictaban en la Provincia. Nos mudamos a Capital Federal (Valeria) y a La Plata (Emanuel), a estudiar Cinematografía e Ingeniería Electrónica, respectivamente.


Más tarde, nos surgieron oportunidades laborales dentro de nuestros campos de estudio que extendieron la estadía en Buenos Aires, donde nos dedicamos a la restauración digital de películas (Valeria) y al diseño físico de circuitos integrados (Emanuel).


E.C.: La posibilidad de ir a Estados Unidos llegó cuando, con motivo de especializarme como diseñador, obtuve una beca para realizar un posgrado en el estado de Oregon. Esta oportunidad no solo nos permitiría crecer profesionalmente, sino también culturalmente.


¿Cómo vivieron esa experiencia? ¿Fue difícil adaptarse a la vida de allá? ¿Con qué diferencias se encontraron al llegar? ¿Les costó adaptarse?

V.D.: En general nos adaptamos muy bien, aunque los desafíos por vivir en otro país aparecen constantemente, sobre todo en el encuentro con las distintas culturas con las que tenemos contacto diario. No solo en relación a la comunicación sino también a los códigos sociales dentro del ámbito académico y fuera de él. Lograr entender e incorporar estos códigos suele ser un factor decisivo, por ejemplo, al momento de conseguir trabajo.


¿Qué se encuentran realizando por aquellas latitudes? ¿A qué se dedican? ¿Estudian o trabajan?

E.C.: En mi caso estoy realizando una maestría en diseño analógico de circuitos integrados. Esto consiste en tomar clases y en simultáneo trabajar en un grupo de investigación. Además, parte de la beca requiere que trabaje como ayudante-alumno, por lo tanto también trabajo.


V.D.: Mi experiencia fue distinta porque al momento de viajar no tenía otro plan más que escribir mi tesis de cinematografía. Tras finalizarla, inicié mi búsqueda laboral con la intención de continuar en la restauración digital de películas, o bien, de iniciarme en una actividad afín dentro de la conservación del patrimonio cultural. Así es como me acerqué al archivo de la Universidad, que salvaguarda documentos fotográficos y audiovisuales. Estando familiarizada con la tecnología digital, trabajé como técnica en digitalización de archivos especiales, donde no solo aprendí a digitalizar distintos tipos de documentos, sino que tuve la oportunidad de desarrollar un proyecto de preservación de películas que la Universidad pretende digitalizar.


Qué es lo que más les gusta de vivir fuera del país y lo que menos les agrada. Cuáles serían los pro y los contras si los hubiera.

V.D.: Lo que más nos gusta y estimula de esta experiencia, además de la posibilidad de crecimiento profesional, es el encuentro con otras culturas, geografías y gastronomías.

Estar lejos de nuestras familias y amigos es el costado más difícil, pero les diríamos que esto no los desanime si les interesa hacer una experiencia de este tipo porque los aprendizajes que deja son invaluables. Por otro lado hoy, con las tecnologías disponibles es más fácil achicar distancias y mantenerse en contacto con los seres queridos.

Valeria inspeccionando peliculas.

¿Cuánto hace que están viviendo allá?

V.D.: Estamos viviendo desde hace dos años en EE. UU.


¿Extrañan Ushuaia?

V.D.: Siempre. En Ushuaia están nuestras raíces, nuestras familias y amigos, y un sinfín de recuerdos preciados. En este sentido nunca dejará de ser nuestro hogar.


¿Tienen pensado volver en algún momento?

V.D.: Volver siempre está dentro de nuestras consideraciones, por eso, estemos donde estemos, procuramos mantenernos al tanto de lo que ocurre en la ciudad, en especial con lo relacionado a nuestras profesiones.


¿Les gustaría poder realizar algún proyecto en la ciudad?

E.C.: En algún momento escuché que el INTI (Instituto Nacional de Tecnología Industrial) abriría una sede en Ushuaia para cooperar con la industria fueguina haciendo una suerte de acuerdo con investigadores en Bahía Blanca para capacitar fueguinos en microelectrónica. De llevarse a cabo, sería una opción interesante para muchos de nosotros, incluido yo.


V.D.: Personalmente, de un tiempo a esta parte estuve preguntándome por la situación actual de los museos y archivos fueguinos, y sus colecciones. Estuve leyendo sobre la intención de impulsar una ley provincial de cine que prevería, entre otras cosas, la creación de un archivo audiovisual. De conformarse este archivo me gustaría formar parte.


Por último, y agradeciéndoles por este tiempo, qué es lo que más les gusta de Ushuaia.

V.D.: Nos maravilla su mística, su paisaje sinigual, su anclaje entre montañas.


© 2018 by CuartoCreativo