DOMOS, UNA NOVEDOSA FORMA DE CONSTRUIR EN USHUAIA

Venir de un seno familiar industrial por su padre, y holístico, por su madre, sin duda ha marcado el estilo de Mauro Grosso, quien nos cuenta que desde pequeño se ha sentido atraído por la forma y la materia. En la Isla, forma parte de un colectivo de arte y diseño, Laboratorio de Anclaje Biocultural (LAB), y de un barrio autogestionado, Las Raíces, donde también pone en acción sus saberes a través del proyecto 3 14.

© Tr3angle Photography

¿Cómo llegaste a la bioconstruccion?

Creo que soy “de esas personas” que siempre tuvieron que esforzarse para entender muchos códigos, conductas e instituciones sociales, culturales, humanas digamos. En esa característica, en pensar mucho, para finalmente dejarme llevar por la resonancia de las cosas y eventos y personas, así llegue a la Bioconstrucción. Si estamos hablando de domos y zomes, tienen relación con Bioconstrucción, solo que hasta ahora no tuve la oportunidad abordar un proyecto materializándolos con algo más cercano a tecnologías comunes de la Bioconstrucción. Si la configuración de estas estructuras resuelve algunos aspectos muy importantes en el habitar con relativa simpleza y en sí mismas.


Contanos qué son los domos geodésicos.

Espera que pregunto… Por suerte no son a lo único que me dedico. Domos son cúpulas, algo como una mezquita, un iglú, esa forma de arco de circunferencia roto trasladada sobre su eje, una media esfera digamos, la piel de una, la superficie. La geodesia en un concepto geométrico, tiene relación con el radio de una circunferencia, y la relación entre distintos puntos de la superficie de la circunferencia. Lo más común es ver triángulos que forman pirámides pentagonales y hexagonales. Una forma de definirlos es por frecuencia. Desde f1 todos triángulos equiláteros, generalmente un icosaedro, en adelante, comúnmente vemos f2, f3, f4. Se me ocurre que frecuencia 0 sería una esfera. La matemática, le podemos decir ¿invento? Entre la matemática y la forma, encontramos la geometría. Es utilizada comúnmente en símbolos, en marcas sí, pero también en símbolos muuuy ancestrales (cada “u” sería un cero según la historia oficial, del neolítico hablamos). Justamente porque nos permite encontrar patrones presentes en la naturaleza. Desde moléculas, células, “virus”, hasta flores, frutos y semillas. Los domos guardan íntima relación con estas proporciones que nos encanta llamar sagradas, y a mí particularmente también, creo que por acercarse a la abstracción de la representación de la vida. La geometría ortogonal, habitar cubos y cuadras, es una necesidad social de ordenar y optimizar el espacio para contenernos y amontonarnos. Sin juzgar, obviamente.

© Tr3angle Photography

¿Qué diferencia tienen con los zomes?

Doy mi experiencia más cercana al manija autodidacta que disfruta y saborea la experiencia. La estructura de los domos se logra con patrones triangulares, como marcos triangulares. Un polígono cuadrangular, necesita al menos un triángulo para estabilizarse. Me gustaría poder mostrarles la seña que hago cuando hablo de esto, sintetiza mucho. Los zomes, repiten patrones romboidales, que, o bien necesitan ser triangulados o saturar la superficie, o también, como en el caso del primero y único que estoy haciendo (además de la correspondiente maqueta que lo precede), hacerle crecer un esqueleto de hierro que lo soporte. Otra descripción que encontré es que se consigue del encuentro entre un domo geodésico y una geometría llamada Zonohedro (a cerca de este último, recomiendo google y/ o Wikipedia). Sí, esa forma de gota, esa cúpula ojival geodésica apuntando al firmamento. La belleza de la repetición y su misterio. Yo lo siento. El zome es el gran maestro de este tiempo. La frustración, el tesón, la disciplina, la valoración y el límite, la vocación, el trabajo y el sustento. Perdón por el drama, pero estoy entretenido con el primero que estoy haciendo.


¿Cómo surge en vos empezar en este mundo?

Creo que este mundo empezó sin mí, yo solo me dejo llevar hacia este mundo. De verdad, me atraen mucho los triángulos. A veces creo que todo tiene triángulos, como que no hubiera otra cosa. Me dejé llevar al primer domo hace dos años, un frecuencia 1 de 4,5 m de diámetro funciona como espacio recreativo en el barrio Las Raíces. Lo hicimos con el LAB y vecines, un flechazo. Después, los genios de la Casa de las Artes de la Universidad de Río Grande quisieron hacer un invernadero, saqué las cuentas, el proyecto no salió, pero lo hice en mi casa, lo ofrecí, y de ahí en más me dediqué a esto. Un gigante de 20 m de diámetro en Río Grande, cuando terminamos la estructura comenzamos a tomar escala del outfit del gigante, luego el zome, y así. Me encuentro en esto de los domos, la bioconstrucción, y proponer respuestas diferentes a las mismas preguntas, aunque a veces puede que no sean las más acertadas, creo en esto. Los domos logran ser sismorresistentes, aerodinámicos y facilitan la circulación de la energía, a la vez que fáciles de montar o armar, y de gran poder de síntesis material y tecnológica. Una buena orientación y un diseño a la medida de las personas que lo van a habitar. Sueño con eso. Y en el zome me estoy encontrando.

© Tr3angle Photography

¿Cuál ha sido la respuesta de la gente de Tierra del Fuego ante tu propuesta de construcción?

La mejor, de dos presupuestos que paso, uno sale. Eso antes no me pasaba.


¿Cuánto tiempo se tarda en construir?

Esa es una variable interesante. Depende bastante del tamaño, la función, el lugar o el terreno, y qué es lo que requiere el interesado. Un buen plan, un buen diseño me permite hacer todo en un taller, fintear al clima y optimizar el tiempo de montaje. Las instancias que identifico importantes son el diálogo con el cliente y un presupuesto coherente. La realidad es que algunas personas piden la estructura, otra estructura y revestimiento. Río Grande fue combustión, se tejió sobre la marcha, y nos sorprendió la escala. Otros proyectos quedaron truncos no por la escala, pero sí por trabajar sobre la marcha y no llegar a acuerdos. Al zome lo empezamos en marzo del 2019 con Juan, hasta nos peleamos por eso, hoy sigo trabajando solo, colocando vidrios y policarbonatos en las 34 ventanas que tiene. Cuando el zome esté listo va a ser un espacio nuevo en Ushuaia que se podrá visitar, disfrutar y conocer.


¿Qué utilidad se le puede dar a un domo?

Estoy pensando qué utilidad no se le puede dar a un domo. Desde hogar, salón de eventos, hotel hasta refugio, espacio recreativo o invernadero. Creo que el diseño determina la función y la utilidad de un espacio.


¿Creés que nuestro clima y nuestra geografía son buenos para las construcciones de domos?

Sí, creo que los domos son un traje que le queda muy bien a Tierra del Fuego. En la Patagonia chilena tienen condiciones geográficas y climáticas similares a las nuestras, son muy buenos carpinteros y constructores y vienen construyendo domos desde hace bastante tiempo. Acá, en la Isla, tenemos dos fallas geográficas, no sé por qué le decimos fallas, pero estamos sobre el encuentro de placas tectónicas. Punto a favor para el domo. Es la estructura más liviana, económica y sismorresistente que se pueda conseguir. Aerodinámica y con alto flujo de energía. La orientación de las aberturas, el ingreso del sol, la masa térmica y la aislación o respirabilidad, la regulación de las corrientes de aire son variables que se tienen en cuenta en el diseño para aprovechar al máximo los recursos. De esta forma podrías adaptar un domo, o cualquier otra construcción, a cualquier geografía o clima. De todas maneras me parece que el fractal se adapta a cualquier ámbito, quizás es un gusto personal.

© Tr3angle Photography

¿De qué materiales se construye un domo?

Otra vez, me pregunto con qué materiales no se construye un domo. Yo los vi construidos de madera con distintos revestimientos, de caño y lona vinílica. Son los más comunes. Hasta ahora construí con lo que tuve a mi alcance. Depende del cliente y del diseño. Me adapto a los materiales del mercado o a lo que haya disponible: postes, tirantes, placas, chapas y perfiles estándares, muchos tornillos. Tengo un proyecto personal con la aplicación de técnicas de bioconstrucción. Me gustaría construir con cemento, en hierro o perfiles extruidos de plástico reciclado. Me gustaría probar todo.

© 2018 by CuartoCreativo