AMOR Y EQUILIBRIO, LA RECETA JUSTA

Durante unas vacaciones en su infancia, Genoveva Tenaillón cocinó con su abuela —quien nunca cocinaba— un bizcochuelo que rellenaron con frutillas y decoraron con crema. En ese acto aprendió lo que años más tarde escribiría en su libro Sin culpas: “Cocinar es hacer trozos de amor comestible”. Hoy, Genoveva, pastelera profesional, personal trainer e influencer de la alimentación sana, nos contó su historia, su paso por Chile y sus proyectos en Ushuaia.

Foto Gaby Sais

¿Cuál fue tu primer vínculo con la pastelería?

Mi caso como cocinera es superextraño, vengo de una familia donde ni a mis abuelas, ni a mi mamá, ni a ninguna mujer u hombre, en línea directa, les gustaba ni acostumbraba a cocinar. En mi libro Sin culpas cuento la anécdota de mi abuela, quien no sabía hacer ni un huevo duro, en un intento por explicar cómo alguien puede amarte tanto al punto de que esté dispuesto a ponerse a hornear para mantenerte entretenida. Después, terminé siendo pastelera y, años más tarde, personal trainer.

¿Y cómo te encontraste con la cocina saludable?

Con el título de personal trainer entendí el impacto de la calidad de los alimentos en el organismo. En ese momento empecé a jugar con los ingredientes y nació una nueva forma de comer y cocinar para mí y para toda mi familia. También en ese camino descubrí que muchas personas se obsesionan con comer “sano”. De chica tuve trastornos alimentarios y eso me alarmó mucho, entonces me calcé la bandera de la “no obsesión” y aposté al equilibrio. De eso trata mi podcast Terapia sin filtro que hacemos con una psiconutricionista.


¿En qué momento empezaste a mostrar tu trabajo en las redes sociales y cómo fue ese crecimiento hasta hoy que contás con 153k de seguidores?

Lo de las redes nació hace ocho años cuando me fui a vivir a Chile. Trabajé en un jardín de infantes donde preparaba muffins y budines “sanos” porque notaba que comían remal a la hora de merendar; también estuve en gimnasios y talleres de cocina. Instagram estaba en boga y me enganché subiendo mi “día a día”, cocinando sano y haciendo ejercicio; y en simultáneo empecé a trabajar en la TV chilena haciendo algunas colaboraciones en matinales. El boom fue en 2015, cuando muchas empresas comenzaron a contratarme para publicitar en mi cuenta y para dar clases de cocina saludable. El año pasado me “despedí” de las marcas y me lancé a YouTube con la libertad de poder hablar sin ningún compromiso comercial.

¿Qué proyectos tenés a futuro?

¿Futuro? ¡El futuro para mí es hoy! Hace ocho años me mudé a Chile siendo mamá de una bebé de seis meses, así que aprendí a vivir muy intensamente. En Viña del Mar cumplí el sueño de mi vida: tener una cafetería con todo tipo de pastelería, especialmente saludable. Ahora vine a Ushuaia un poco porque la pandemia me mantuvo alejada de la familia, y para mí ellos son el pilar de la vida, y otro poco porque... ¡PRIMICIA!... estoy trabajando para abrir una cafetería acá. Además, se viene una sección semanal de Rico y Sano en LaMuy.


Entradas Recientes

Ver todo
placas-04.jpg
placas_Mesa de trabajo 1.jpg
placas-03.jpg