LA MONTAÑA ENTRÓ A LAS CASAS…

Como todos los años en la profundidad del invierno, el Festival Internacional de Cine de Montaña Ushuaia Shh llegó a la ciudad con una variada y novedosa propuesta. Fue una edición especial debido a las restricciones por la COVID-19 que el equipo del Festival ha sabido sortear, proponiendo una llegada directa a toda la población de la Provincia a través de la Televisión Pública Fueguina. Conversamos con parte del equipo sobre los desafíos y resultados de la edición 2020.

Foto de archivo

¿Cómo surgió el formato para esta nueva edición del FICMUS?

A fines del 2019 habíamos empezado a planificar el Festival de forma habitual, pero en marzo nos encontramos con la pandemia y empezamos a buscar alternativas, porque aún no se sabía cuánto duraría el aislamiento y si se podría asistir a las salas de cine. Se pensó en proyectar el contenido del Festival por la televisión local por varios motivos: los permisos y autorizaciones de los realizadores, el alcance que tiene la TV satelital, la calidad de imagen y la accesibilidad para la audiencia.


¿Cómo fue su desarrollo?

El desarrollo fue muy satisfactorio, superó las expectativas. Si bien fue la primera vez que realizábamos el festi de esta forma, no hubo complicaciones gracias al gran apoyo de los directivos y el personal de la TV Pública Fueguina. Haciendo se aprende, aprendimos mucho, fue una experiencia que abre puertas a otras alternativas y nos demuestra que los proyectos culturales, a veces, encuentran la forma de seguir desarrollándose hasta en los escenarios menos favorables.

¿Cuál ha sido la respuesta de la comunidad teniendo en cuenta que llegaron también a Tolhuin y Río Grande?

Gracias al alcance de la TV abierta, además de llegar a Tolhuin y Río Grande (algo que teníamos pendiente de ediciones anteriores) llegamos a todos los puntos de la Provincia donde llegó la señal, y eso tiene un valor muy significativo para un evento cultural de este tipo. Además de la Isla Grande, nos llegaron fotos y videos de gente que está en la Antártida, en Base Esperanza y Base Carlini, que pudieron ver el Festival en directo por TV. También, gracias a las transmisiones por streaming, se pudo ver el contenido en distintas partes del país y de Latinoamérica como Chile, Brasil y Perú. De hecho, durante los primeros meses de pandemia, nos contactamos con otros festivales de cine patagónicos que estaban pasando situaciones similares a la nuestra y nos organizamos para crear entre todos la RED FAP (Red de Festivales Audiovisuales de la Patagonia Argentina-Chilena). Proyectamos un especial con pelis seleccionadas de cada uno de los festivales con sus diferentes propuestas y temáticas. En esta función pudimos ver los materiales que se están produciendo actualmente en la Patagonia y fue un espacio que dio lugar a propuestas diferentes: experimental, amateur, de formación profesional, ficción, alternativo.

¿Qué propuestas fílmicas se destacaron en esta edición?

La programación del 2020 contó con muy buenos materiales en competencia. De las 2500 películas que llegaron por convocatoria, se seleccionaron alrededor de sesenta. Lo destacable es que año a año va aumentando la cantidad de realizaciones locales, regionales y nacionales. Los productores y realizadores se van involucrando cada vez más. Esto motiva, afianza y le da visibilidad al proyecto y a las realizaciones hechas en Argentina y la región. También, fuera de la competencia internacional, fue importante haber proyectado el programa educativo por TV diariamente, un segmento del Festival que tiene por objeto acercar a los niños propuestas que los inviten a pensar su entorno desde perspectivas de cuidado ambiental, hábitos saludables, pluriculturalidad y diversión. Por segundo año consecutivo tuvimos el Especial Antártida, una sección de proyecciones curadas y programadas por el Dr. Pablo Fontana. El especial es un trabajo conjunto y articulado con el Instituto Antártico Argentino y el Museo del Cine de Buenos Aires. Se trata de material fílmico histórico antártico de Argentina, que es puesto en contexto histórico, para comprender y conocer la historia antártica de nuestro país. El Especial Antártida 2020 tuvo otra dimensión, ya que fue posible para el Festival estar presente en el continente antártico. Realizamos una función en la Base Carlini, que está ubicada en la isla 25 de Mayo, al norte de la Península antártica. Carlini es una base de la Dirección Nacional del Antártico donde se hacen investigaciones científicas y viven alrededor de treinta personas. Esta base tiene una sala de cine espacio INCAA, fue la única sala de cine habilitada del país.

¿Cómo resultó la premiación?

Los miembros del Jurado 2020 fueron Magdalena Nieto, Glauco Muratti y Justiniano Contreras. Para quienes participaron del jurado también fue una edición distinta. Magdalena estaba en Córdoba, Glauco cerca de Rosario y Justiniano en Perú. Los espacios de reunión y debate se dieron por videollamada, ¡amigándonos y conociéndonos entre nosotros y con la tecnología! Los ganadores 2020 fueron los siguientes: mejor largometraje: Selma, de MaciekJabłoński; mejor cortometraje: Animal Image, de Andrew Norton; mejor aventura: Everest, The Hard Way, de PavolBarabáš; mejor personaje: Cholitas, de Jaime Murciego y Pablo Iraburu; mejor fotografía: Sleepless. Repeat until death, de Sil Van Der Woerd y JorikDozy; premio Cine Andes: Ojo de Mar, de Pavel Tavares y Benjamín Garay; mención especial: Manaslu, spirit of the mountain, de Gerald Salmina; premio del público: Antártida, de Leandro Herrainz.

¿Cómo ven la escena fílmica que se desarrolla en la Provincia?

En la Provincia ¡hay movida audiovisual! y en Patagonia ¡a tope! Cada año se presentan más producciones locales y regionales y eso está buenísimo, se cumple una de nuestras misiones, la de actuar de “puente” entre la peli y la audiencia. Vivimos en la era de la tecnología y hay que aprovechar el contexto para dar a conocer lo que se hace desde acá. No solamente mostrando nuestro territorio como “locación” salvaje, incógnita y llena de leyendas, sino aportando también la mirada de quienes conciben el mundo desde el sur.

© 2018 by CuartoCreativo