AMAMOS LA MADERA, Y SI ES FUEGUINA, MUCHO MÁS

Actualizado: may 14

En esta edición de LA MUY buscamos reafirmar y resaltar los múltiples usos de la madera, ya sea en pisos, revestimientos interiores y exteriores e inclusive en baños y habitaciones. La madera siempre es bienvenida sobre todo por su nobleza y calidez.


A lo largo de los años, el lobby y la formación de industrias muy poderosas alrededor de los revestimientos, han buscado instalar una idea negativa en relación con la madera, que es costosa, lleva mucho mantenimiento y la eterna discusión sobre su sustentabilidad o daño ambiental.


Lo único no sustentable es la tala indiscriminada de bosques nativos, pero a los fines ecológicos es mucho más noble utilizar un recurso natural y orgánico como la madera en vez de otros que requieren procesos productivos y terminan siendo más nocivos que cualquier material que esté en condiciones de reemplazar a la madera.


La mayor dificultad a la hora de elegir la madera adecuada para utilizar es tener la garantía de que haya sido estacionada correctamente. Muchas veces, a pesar de su apariencia, los tablones pueden continuar con humedad que es imperceptible para quien los adquiere y una vez colocados se deforman. ¡CUIDADO!


La madera perfectamente estacionada no se altera, pude utilizarse cepillada o bien envejecida para dar toques estéticos a distintos sectores de la casa, como un hogar, por ejemplo. Mediante distintos procesos se pueden obtener resultados diversos, sea para resaltar la veta o para aliviarla, para dar una textura más gruesa o más fina.



En interiores se puede utilizar madera dura para piso, tipo entablonado, o madera blanda para pared, combinada con otros materiales nobles como el hierro y la piedra. Esto brinda una exquisita calidez que nos hace sentir a gusto en esos ambientes. Además, en el interior, se pueden emplear lacas al agua para su protección, que la impermeabilizan y le dan una textura natural.



Para el exterior, en Ushuaia durante muchos años se utilizó la chapa acanalada pintada como principal cerramiento, al ser muy fría se recurría a la madera para generar calidez a través de la decoración en molduras, contramarcos, y demás.


Con los años y el avance de las diferentes tecnologías constructivas, nos hemos convencido de que la madera no era un material eficiente por su mantenimiento, costo, a lo que se suma la odisea de conseguir lenga estacionada en Tierra Del Fuego porque, como los grandes centros de distribución de materiales para la construcción no la ofrecen, uno debía ir a su encuentro.


La situación no ha cambiado mucho, aunque hoy en Tolhuin se ofrece la posibilidad de comprar tablas de lenga en todas sus versiones: machimbradas a medida, tablones rústicos, consintiéndonos a los fanáticos de la madera. Debemos aclarar que su precio es razonable y permite comenzar a proyectar espacios interiores y exteriores con un producto de excelente calidad.


Lo más importante es conquistar espacios con las paletas de colores que acompañen a la madera y sus diferentes gamas o tonos. La lenga seca tiene un color crudo que se fusiona con sus tonos naturales. Estos colores vienen a conformar un cuadro en equilibrio, compuesto y firme.


La armonía del espacio no se busca, se logra tomando decisiones a consciencia, por eso recomendamos productos delicados como la madera, que es un recurso orgánico, natural y noble.


Prismática Arquitectura

Arq. Cecilia Senilliani Melchior

© 2018 by CuartoCreativo