¡UNA AVENTURA DE 25.000 KILÓMETROS!

Actualizado: 22 de jul de 2019

Desde Alaska hasta Argentina, ellos corrieron durante 22 meses. El increíble viaje comenzó el 1 de junio de 2016, con el fin de recaudar fondos a su noble causa To Walk Again. Así, desde el extremo más nórdico del continente, hasta la ciudad más austral del mundo, el cuarteto oriundo de Bélgica atravesó las increíbles carreteras y ciudades de la emblemática ruta Panamericana, concluyendo su travesía el pasado mes de marzo en TDF. Weking y Sebastian fueron los corredores, quienes transitaban un día cada uno para ir equilibrando los descansos y la recuperación física.

Ph. MGonzalez

Durante el viaje, se repartían 42 kilómetros por corredor cada jornada, mientras eran asistidos por sus esposas Liesbeth y An, encargadas de la logística, las provisiones, los marcapasos y el registro audiovisual, entre otras actividades. El equipo trabajó duramente para preparar sus casas rodantes sobre camionetas Toyota Hilux, mientras cruzaban el continente en esta increíble Via PanAm, como la bautizaron. El periplo concluirá con el regreso del cuarteto al viejo continente. LAMUY conversó con Weking Van Reeth (Alex), uno de los maratonistas de esta aventura deportiva.


¿Cómo nace Via PanAm y a qué personas está destinada la causa?

En 2007, mi esposa Liesbeth Balemans y yo fuimos en moto desde Alaska hasta Ushuaia durante 6 meses, como luna de miel. Desde entonces, siempre quise volver a hacer el viaje, pero mucho más despacio. Así surgió la idea de hacer el trayecto corriendo. Ya contando la idea a mi amigo Sebastiaan Vandermolen y a su esposa An Wouters, nació Via PanAm. La buena causa se llama To Walk Again y soporta a deshabilitados que están en silla de ruedas. Mi suegro, Jos Balemans, y nuestro entrenador Marc Herremans, que nos entrenaba para ultramaratones, están en silla de ruedas y fue Marc quien comenzó con la fundación. La idea detrás de todo, es que nosotros corremos para ellos que no pueden.


¿En qué fecha llegaron a la ciudad? ¿Cómo recuerdan esa etapa final?

Llegamos el 30 de marzo al cartel del Fin del Mundo, en el centro (frente al canal). Al cruzar los planos de la Patagonia desde Los Andes, rumbo a la costa del Atlántico y hacia Piedrabuena, nos preparamos para pelear el viento en esos campos planos y eternos, encontrándonos con muchos viajantes cuyo destino final era Ushuaia. Cuando cruzamos a TDF, el paisaje ya cambiaba un poco y llegando a la ciudad, la emoción se ponía cada vez más intensa. Los últimos 3 maratones (128 km) hacia Ushuaia fueron muy hermosos y muy distintos al resto de la Patagonia. El 31 de marzo corrimos desde allí nuestro último maratón hacia el cartel del Fin del Mundo en Lapataia, en el Parque Nacional. Realmente, una ciudad mítica y especial!


¿Cómo vivieron esos últimos pasos, tras casi dos años?

La verdad el día que llegamos no caíamos bien en que se terminaba nuestra aventura. Igualmente, la emoción era enorme al entrar a la ciudad de Ushuaia y al llegar al cartel del Fin del Mundo. Ahí recién nos dimos cuenta de todos los kilómetros que corrimos en los últimos 22 meses. El 30 de marzo era un día maravilloso, estaba soleado y no hacía frío, el día perfecto para nuestra llegada! Ahora estamos subiendo al norte de nuevo, para visitar familiares en Córdoba y desde ahí iremos hasta BsAs. De todas maneras, creo que hasta que no estemos de regreso en Bélgica nuestra aventura sigue!


¿El equipo cómo estuvo conformado?

Yo, Weking Van Reeth, crecido en Córdoba, quería correr toda la distancia solo con mi esposa Liesbeth. Al principio, Sebastiaan y su esposa An nos iban a seguir durante el camino para hacer la logística. Después de haber corrido un mes y medio, alcanzando una distancia de 1500 kilómetros, decidimos transitar la ruta con dos corredores, alternando un día cada uno. 42 kilómetros corría yo y al día siguiente Seba otros 42 kilómetros. Así, hasta Ushuaia.


¿Qué recorrido de ciudades y países hicieron?

Arrancamos en Prudhoe Bay, Alaska. Luego bajamos a Fairbanks, entramos a Canadá e hicimos White Horse y Vancouver. Más tarde entramos a los Estados Unidos, rodeando toda la costa del este por San Francisco y Los Ángeles. Luego bajamos hasta México, bordeando también toda la costa este. En Centroamérica pasamos por Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica y Panamá. En Colombia, empezamos de nuevo en Cartagena y bajamos hasta Medellín, para luego bordear de nuevo la costa del este por todo el Perú. En Bolivia, cruzamos el Salar de Uyuni hasta entrar a la Argentina por La Quiaca. Finalmente, en Argentina fuimos por toda la Ruta 40 de norte a sur, hasta llegar a Ushuaia.


¿Cómo concluye el viaje tras su regreso?

Saliendo de Bélgica corrimos el primer maratón desde Antwerpen, la ciudad donde vivimos, hasta el aeropuerto en Bruselas, que es Zaventem. Simbólicamente, corrimos nuestro primer maratón en Bélgica, que fueron exactamente 42 kilómetros. Y lo mismo haremos cuando lleguemos a Bruselas Zaventem, donde correremos desde el aeropuerto con unos 250 corredores y fans hasta el centro de Amberes, para así finalizar nuestro proyecto. Después de eso, no tenemos planeado nada más. Tendremos que volver a buscar un trabajo y regresar a la vida diaria. Saludos deportivos!


Facebook


Por Jonatan Berrutti



© 2018 by CuartoCreativo