UN NUEVO CONCEPTO EN LA DECORACIÓN

Hoy en día después del boom que se generó con la publicación del libro “La Magia del orden” de Merie Kondo y de todo lo que conlleva el arte de ordenar y organizar las pertenencias de la casa, lo que se ha vuelto una cuestión importante a tener muy cuenta si hablamos de la decoración, lo mismo paso con los conceptos escandinavos derivados de un estilo de vida hygge y Lagom, pero la tendencia que finalmente está haciendo furor en este 2018 es el Wabi-Sabi que sin lugar a duda logro acaparar toda la atención de quienes en occidente siguen esta temática.

Como no existe una traducción exacta de este término del japonés, podemos decir que es una corriente estética y filosófica basada en el budismo zen, lo que se puede resumir en encontrar belleza en la imperfección, aceptando la simplicidad de la naturaleza y sus ciclos.


Esta tendencia se logra a través del uso de madera, objetos de cerámica, telas en lino, lana y algodón, además de artesanías marcadas por el tiempo y piezas antiguas con imperfecciones. El wabi-sabi puede entrar en el hogar para dejar la enseñanza de que nada es perfecto, permanente y completo, concepto vinculado intrínsecamente con la esencia más pura de este arte japonés.


Este es un concepto que juega con la ambigüedad y tiene una gran cantidad de significados. La palabra “wa” hace referencia a la paz, la armonía, el equilibrio y la tranquilidad. Denota características como la quietud, la soledad, la frescura y las personas wabi, en la cultura japonesa, son conocidas por ser humildes, en sintonía con la naturaleza y no materialistas. Mientras que “sabi” se vincula a la serenidad que aflora con el paso del tiempo y la progresión natural.


¿Cómo es una casa wabi-sabi?

En el caso de la decoración esta corriente estética se está instalando recientemente en Occidente y conquistando paulatinamente cada rinconcito del mundo. Para integrar esta filosofía y reflejarla en el hogar, hay que tener en cuenta que los materiales que utilicemos deben ser naturales- como la madera y la piedra-, los objetos imperfectos y las telas en colores claros.


Lo mejor es lograr obtener piezas antiguas heredadas de familiares, fundas y manteles de algodón gris, crudo o blanco, o fotos en color sepia, son algunos ejemplos de las huellas en una casa wabi-sabi. Objetos tocados por el tiempo, muebles cómodos y funcionales e interiores de luz tenue son los elementos esenciales de esta filosofía que busca celebrar la belleza del agrietamiento, la imperfección, la modestia y la naturaleza.

La verdad es que es un lindo estilo de decoración para adoptar en nuestro hogar ¿Se animan?


Por Fernanda Tavarone

© 2018 by CuartoCreativo