TREN DEL FIN DEL MUNDO

Actualizado: 20 de jun de 2019

El tren del Fin del Mundo te invita a vivir una experiencia única, a bordo de un tren que simboliza mucho más que una excursión, es parte de nuestra historia. Durante 7 km podrás descubrir el antiguo recorrido que hacían los presos de la cárcel de Ushuaia por el Parque Nacional, escuchando la historia y deleitándote con magníficos paisajes, compuestos por el zigzagueante río Pipo, la cascada Macarena, el cementerio de árboles y el majestuoso bosque.

Si sos residente de Ushuaia, con la presentación del DNI tenés una tarifa diferenciada y, recordá, que en época invernal no se cobra la entrada al Parque.


Tarifa especial para residentes válida hasta el 30/06/2019.

Residente mayor de 13 años: AR$ 300

Residente menor entre 6 y 12 años: AR$ 200

Residente menor hasta 5 años: No abonan


HISTORIA DEL TREN

En marzo de 1992, Enrique Díaz, un joven emprendedor oriundo de Buenos Aires, pone en marcha el plan para construir el Tren del Fin del Mundo, el cual inauguraría el 12 de octubre de 1994. Una jornada muy especial, porque los fueguinos precisamente celebraban el 110º aniversario de la fundación de Ushuaia (12 de octubre de 1884), fecha oficialmente reconocida a lo largo de la historia de Tierra del Fuego.

En ese entonces, no había locomotoras, ni vagones, ni vías, ni estación, ni personal con conocimiento de trenes. Luego de una intensa búsqueda, Quique se reúne con Roger Davis, un ingeniero que escucharía la propuesta de realizar un tren que reviva la historia de los presos de Ushuaia. Finalmente, Enrique Díaz fue el director y financista del proyecto, apoyado por el entusiasmo de Davis y un grupo de empleados.


Construcción de las locomotoras

Locomotora Rodrigo, en honor al hijo mayor de Enrique Díaz, fue construida en 1938 por la compañía Orenstein & Koppel, en Alemania. La trocha fue modificada de 75 cm a 60 cm. Pesa 8 toneladas y tiene 72 caballos de fuerza.

Locomotora Camila, en honor a la hija menor de Enrique Díaz, fue construida en 1994 por Winson Engineering en Daventry, al norte de Londres. Pesa 7.5 toneladas y tiene 80 caballos de fuerza.


Locomotora Ingeniero Porta, comenzó su construcción al mismo tiempo que el proyecto, en los talleres Carupa, partido de Tigre, en 1994. La primera locomotora a vapor construida a mano, pieza por pieza, en Argentina. Pesa 10 toneladas y tiene 120 caballos de fuerza.


Locomotora Zubietta, entró en servicio en 2006. Es la más nueva, con 140 caballos de fuerza y 10 toneladas. Especialmente construida para el Ferrocarril Austral Fueguino en los talleres de Girdlestone Rail en Port Shepstone, Sudáfrica. Sus innovaciones la hacen mucho más eficiente, poderosa y versátil.


Tierra del Fuego, es una locomotora diésel construida por Girdlestone Rail en Port Shepstone. Pesa 12 toneladas y tiene 140 caballos de fuerza. Entró en servicio en 1999. Su tecnología diésel es muy importante para tirar los trenes en invierno, a través de la nieve.


Recorrido histórico y actual


El Tren del Fin del Mundo lo invita a revivir los últimos 7 km del antiguo recorrido que realizaba el tren de los presos, el cual partía desde la cárcel de Ushuaia hacia la ladera del monte Susana, con el objetivo de obtener distintos materiales para la construcción. En la actualidad el tren parte desde la Estación Principal, ubicada al pie del monte Susana y finaliza en la Estación Parque Nacional. A bordo podrá escuchar la historia y deleitarse con magníficos paisajes, compuestos por el zigzagueante río Pipo, la cascada Macarena, el Cementerio de Árboles y el majestuoso bosque.


Cascada La Macarena

Luego de atravesar el cañadón del Toro, cruza el río Pipo sobre el puente Quemado, donde se encuentran los restos de madera del puente viejo, bajo las nuevas vías. Una vez que arriban a la Estación Cascada La Macarena, el tren se detiene para apreciar las vistas panorámicas. Allí los pasajeros son recibidos por unos simpáticos presos, quienes les ofrecen el servicio de fotografía para que tengan un recuerdo del paseo y también encontrarán una proveeduría. El viaje continúa y el tren ingresa al Parque Nacional.


Parque Nacional Tierra del Fuego

Bordeando el río Pipo, encontramos el Cementerio de Árboles, junto a las huellas de la rutina diaria de los presos tras casi medio siglo de talar bosques para abastecer a la ciudad de leña, y un turbal. Luego de una hora de paseo, el tren arriba a la Estación del Parque Nacional, donde el visitante podrá optar entre regresar a la Estación Fin del Mundo o continuar su visita al Parque Nacional Tierra del Fuego, en otro medio de locomoción contratado con anticipación.


© 2018 by CuartoCreativo