LAU SALGADO: SIPALKI DO

Actualizado: 22 de jul de 2019

Entrevistamos a una querida amiga de la casa, a la Sabom Laura Salgado, referente de la Escuela "Bure Yonsa" de Sipalki Do, en Ushuaia. En esta ocasión, Lau nos compartió detalles sobre sus inicios deportivos, su encanto por la Ciudad Más Austral del Mundo, la gran admiración por su madre Isabel, como así también nos informó sobre la triste partida del Gran Maestro Yoo Soo Nam, introductor del Sipalki Do en América y máxima autoridad mundial de esta disciplina.

Ph. MGonzalez

¿Cuándo decidiste incursionar en el deporte?

Desde muy niña hice actividades deportivas, y amé desde pequeña las artes marciales, en particular el primer estilo con el que tuve acercamiento, que fue el Karate Do Shotokan de la mano de José Díaz (bellos recuerdos de lo transitado). Luego hice Tae Kwon Do Itf con Azucena Zorzón. Pero siempre estuve enamorada del Sipalki Do, totalmente maravillada por el uso de las armas propias que conforman el estilo. Aún recuerdo la primera vez que lo vi, en el desfile del 12 de Octubre de 1987. Finalmente, tuve el honor de ser graduada por el G.M Yoo Soo Nam como 1º dan y ser alumna de su hijo, mi Maestro Dae Won.


¿Qué otras actividades te gusta realizar?

Me encanta bucear, jugar al voley, acampar, pasear a caballo, navegar, danzar y la vida al aire libre, mucho contacto con la naturaleza en cualquier época del año. Además, me fascina caminar descalza, sintiendo el contacto con la tierra o la nieve en invierno. Me gusta recorrer exposiciones de arte (pintura, escultura, música y talleres de poesía) y visitar el taller que posee Vicente (un amigo), cuando enciende la fragua y comienza a crear sus cuchillos.

Ph. MGonzalez

¿Lo más lindo que has atesorado en Ush?

Lo más bello que me ha regalado la ciudad son mis tres hijos: Agustina Micaela, Marianela Giuliana y Máximo Emiliano. Y lo que más me gusta de Ushuaia es el marco paisajístico de ensueño que posee, amo las cumbres que la rodean, me encanta ir a los lugares altos y observar desde allí la ciudad. Me siento muy agradecida por las oportunidades que siempre han estado y están a disposición aquí, en el sur.


¿Qué es lo más especial que te obsequió el Sipalki Do?

Para con el otro: la posibilidad que me ha dado mi Maestro de ser testigo y partícipe de lo que el G.M llamaba "formar ciudadanos que sean capaces de ver a los ojos de sus semejantes". Es decir, personas íntegras, de buen corazón. La formación desde la educación, para llegar a ser más que solo puños y patadas. Ser testigo y partícipe del aporte que se realiza hacia una mejor comunidad. Para conmigo: superar día a día al único contrincante que vale la pena presentar batalla y que conoce nuestras limitaciones, es decir, a "mí misma". El Sipalki Do es una forma de vida que adopté, por la cual me encuentro muy feliz y agradecida.

Ph. MGonzalez

¿Cuánto sintieron la partida del Gran Maestro Yoo Soo Nam?

Personalmente, su partida hacia la inmortalidad ha causado una mezcla de emociones intensas. Amamos a nuestro Maestro como solo es posible amar a un MAESTRO (en mayúsculas, porque su maestría fue más allá que portar una graduación marcial), desde el respeto y la admiración. Hoy, la semilla que durante años él supo sembrar en el corazón de los alumnos ha germinado y permanece viva en su hijo Dae Won Yoo, nuestro Maestro, al cual amamos, respetamos y admiramos. Como solía decir siempre el Gran Maestro "viviré en el corazón de los muchachos", haciendo referencia a que su esencia permanece en nosotros, sus alumnos. Al sentirlo así, se me vienen las palabras del poeta Kahlil Gibran, quien sabiamente dijo: "El recuerdo es una forma de encuentro".


¿Qué aconsejás a los niños para incursionar en el Sipalki Do?

Conozcan qué organización y Maestros se encuentran respaldando al instructor que van a elegir, cuál es el perfil de la enseñanza y lo principal: compartan una clase y chequeen las sensaciones que la misma les genere. Desde Sipalki Do podrán ser sus propios héroes (en la construcción de sí mismos), harán nuevos amigos, creciendo y aprendiendo junto a ellos que el respeto por cada uno y el grupo es posible. No necesitan capa como Superman o Batman, pues con el dobok y corazón dispuesto será suficiente

© 2018 by CuartoCreativo