DANIEL FERNÁNDEZ - CANDIDATO A RECTOR DE LA UNTDF: “QUE SEAN LOS VOTOS LOS QUE DECIDAN”


“Que sean los votos los que decidan quién dirige la Universidad”

Por segunda vez desde que fue creada, la Universidad Nacional de Tierra del Fuego elegirá autoridades democráticamente a partir del 6 de abril. El Dr. Daniel Fernández, quien actualmente dirige el Instituto de Ciencias Polares, Ambiente y Recursos Naturales de la casa de estudios, aspira a convertirse en el nuevo rector para llevar adelante “una gestión más transparente, horizontal y participativa”.


USHUAIA- A partir del 6 de abril, se realizarán en toda la provincia las elecciones universitarias para conformar los nuevos órganos de gobierno de la Universidad Nacional de Tierra del Fuego, y casi un mes después se elegirá al rector para los próximos cuatro años. Es la segunda a vez que la institución vota a sus autoridades desde que fue creada.


La elección de las autoridades de la UNTDF se realiza en forma secuencial: primero se eligen nueve consejeros por cada uno de los cuatro institutos que conforman la universidad. De esos nueve consejeros, cuatro son profesores, uno es asistente, otro es no docente, dos son estudiantes y el último es un graduado. Esos 36 consejeros serán elegidos entre el 6 y 7 de abril. Posteriormente, el 15 de abril, esos consejeros elegirán al director del cada instituto y luego, ya siendo cuarenta representantes, estos procederán a la elección del rector el próximo 4 de mayo.


“Nuestro principal deseo ahora es que los votos sean los que decidan, que haya la mayor participación de votantes posibles y que quien tenga más votos sea electo, es decir, que tengamos una elección verdaderamente democrática”, afirmó el Dr. Daniel Fernández, actual director del Instituto de Ciencias Polares de la UNTDF, quien aspira a convertirse en el nuevo rector.


Si bien hasta el momento de la asamblea no se sabe cuántos candidatos habrá, en principio Fernández y Juan José Castelucci son los únicos que han manifestado su voluntad de dirigir la universidad y cada uno tiene espacios que los apoyan.


Daniel Fernández pertenece al espacio “Hacer Plural”, una construcción colectiva que reúne diversas miradas y voces dentro de la universidad. “Conformamos el espacio y fuimos construyendo nuestro proyecto con representantes de todos los claustros desde hace más de un año. Tenemos grupos de trabajo que van generando proyectos en las distintas temáticas, que luego, al llegar a la gestión, podamos llevar adelante”.


El director del ICPA, se diferenció de la gestión que lleva adelante Castelucci. “Tenemos una mirada diferente en cuanto queremos llevar adelante una gestión más participativa, no tan de arriba hacia abajo, sino teniendo en cuenta lo que pasa de abajo hacia arriba. El rector debe ser un facilitador para que las cosas ocurran.  La Universidad es una institución compleja, con muchos y variados actores que deben articular sus tareas para concretar con éxito los objetivos estipulados en el proyecto institucional”.


Además, destacó que “es importantísima la transparencia para una universidad pública en cuanto a cómo usamos los recursos y el presupuesto universitario; creemos que hay que modificar lo que se está haciendo hoy tanto desde la construcción presupuestaria, que no es nada clara ni participativa, como la ejecución, que es aún más opaca”.


En este sentido, Fernández se refirió al nombramiento de una secretaria académica tres meses antes de que finalice la gestión. “No parece otra cosa más que un cargo político para alguien que se quedó sin trabajo. Estuvimos dos años con una vacancia en esa área que es vital para una universidad y ahora, en un período de prórroga del mandato de las autoridades y justo antes de comenzar el receso de verano, nombran a una persona en ese cargo”.


Recordó que “después de la cancelación de las elecciones del año pasado y la extensión de los mandatos de todos nosotros, propusimos desde el Consejo Superior que no se nombraran más cargos políticos. El sector de Castelucci votó en contra y las consecuencias se vieron estos últimos meses. Se cambió el organigrama, hubo muchos nombramientos de cargos políticos y mientras tanto no hay cañones para dar clases en algunas aulas. Entonces, el tema de cuánto les importa o no la inclusión y la retención de los estudiantes se pone en discusión cuando vamos más allá de sus discursos y analizamos sus prácticas”.


El Dr. Fernández admitió que la UNTDF maneja un presupuesto importante, pero también reconoció que no alcanza. “Si bien nosotros tenemos una discusión en cuanto a cómo se usa el presupuesto que hay, los recursos tampoco son suficientes. En los cuatro años de macrismo, las universidades públicas sufrieron presupuestariamente, lo mismo que el sistema científico tecnológico”.


Consultado acerca de qué es lo que se discute internamente, Fernández respondió que “tiene que ver con cómo se toman las decisiones y con qué fines las toman. Hace pocos días se decidió abrir una sede en Tolhuin. Es una buena iniciativa siempre que tenga cuerpo y no sea solo una idea. Para inaugurar una sede hay que tener infraestructura, docentes, no docentes y haber planificado internamente todo eso. Bueno, yo estoy a cargo de uno de los institutos y no sabía nada, igual que la Vicerrectora. Por ahora es más una cuestión de mostrar algo hacia afuera que un avance concreto de la universidad: para la foto, digamos”, graficó.


Y agregó: “Se presentó un libro sobre la Antártida y el Director del Instituto de Ciencias Polares no sabía que se iba presentar ese libro. Lo mismo ocurrió con la editorial de la universidad, que no trabajó en ese libro y tampoco sabía de su existencia. Hay muchísimos ejemplos más y no terminaría nunca, lo importante es que creemos que la Universidad debe gestionarse de otro modo”.


“Si entras a la página de la universidad y te fijas quiénes son las autoridades, figuran el rector y la vicerrectora. Los directores de los institutos no somos autoridades, aparentemente; sin embargo, fuimos votados para dirigir los cuatro institutos. Lo mismo ocurre con los consejeros superiores, o con los asambleístas, junto con quienes elegimos al rector. En algunas notas, el rector habla de la universidad por un lado y de los institutos por otro como si fueran cosas diferentes, cuando no lo son”, criticó.


“Si entrás a la página de la universidad y te fijás quiénes son las autoridades, figuran el rector y la vicerrectora. Los directores de los institutos no somos autoridades, aparentemente; sin embargo, fuimos votados para dirigir los cuatro institutos. Lo mismo ocurre con los consejeros superiores, o con los asambleístas, junto con quienes elegimos al rector. En algunas notas, el rector habla de la universidad por un lado y de los institutos por otro como si fueran cosas diferentes, cuando no lo son”, criticó.


“Lamentablemente, unas semanas antes de las elecciones llaman para solucionar problemas habitacionales a los egresados. Unas semanas antes de las elecciones sacan unas becas especiales que la municipalidad les otorgaría a los estudiantes de la universidad. Incluso, integrantes de nuestro espacio de los distintos claustros están recibiendo llamados con ofrecimientos para que no integren nuestras listas. Es una forma de construcción con la que no estamos de acuerdo”, indicó Fernández.


“Nosotros defendemos la universidad inclusiva y de calidad, la aplicación de un plan estratégico, la puesta en práctica de un Consejo Social que nos vincule aún más con nuestra comunidad. Queremos interactuar con las autoridades para construir en el territorio, pero queremos hacerlo relacionándonos de otra forma, no por afinidades políticas o personales, sino tratando de compatibilizar las necesidades con los aportes que podemos hacer. La universidad no es una foto que termina en nada”, concluyó el candidato.

© 2018 by CuartoCreativo