“CONSTRUYENDO EQUIPOS RESILIENTES” EN TIEMPOS DE PANDEMIA

¿Cómo podemos desarrollar resiliencia y mantenernos motivados nosotros mismos y nuestro equipo, ante la actual situación de pandemia mundial?


En esta nota Lucía Bernardi quiere transmitirte y contagiarte de optimismo e ideas innovadoras a vos y a tu EQUIPO DE TRABAJO para que puedas empezar a desarrollar la CREATIVIDAD, encontrar la OPORTUNIDAD y la POSIBILIDAD frente a las dificultades y necesidades que han surgido a partir del COVID-19 (coronavirus) en Argentina.

Existen diferentes herramientas que te ayudarán a salir con ÉXITO de las adversidades y tener una mirada diferente de ellas. Transformar los obstáculos en nuevos retos (desafíos) para vos y todo el capital humano de tu empresa/negocio.

Seguramente te preguntarás ¿qué significa construir equipos resilientes?, ¿qué significa la resiliencia en los equipos de trabajo?


La resiliencia forma parte de las habilidades blandas que fortalecen al capital humano de las empresas y organizaciones. Se trata de la capacidad de enfrentar y superar una dificultad, una situación límite que puede ser traumática, dolorosa y negativa.


Ante una circunstancia adversa, hay un primer momento en el que las personas y los equipos de trabajo sienten desconsuelo, que han llegado a un límite que no pueden superar, que no tienen motivación para seguir produciendo, que se encuentran desorientados, sin contención, etc., permitiendo que ganen la partida las emociones protagonistas del momento: “la incertidumbre”, el “toqué fondo” o “estoy en un pozo”.

Sin embargo, no todo está perdido…


Llegar a tocar fondo o a nuestro límite puede ser una GRAN OPORTUNIDAD para RE-COMENZAR. Re-comenzar a trabajar con nosotros mismos, con nuestro interior, con nuestra comunicación interna, con “lo que me digo” y “me cuento” para llegar a encontrar esa fuerza especial que tenemos como batería de reserva para volver a adquirir fortaleza y enfrentar los nuevos escenarios que se nos han presentado, transformándolos en nuevos desafíos personales y laborales.


La resiliencia es una capacidad, una habilidad que todos podemos desarrollar ya que no es innata. Se trabaja, se entrena, se practica día a día.


Las organizaciones, empresas, negocios necesitan de líderes resilientes, innovadores, optimistas que no se queden en el PROBLEMA sino que puedan despertar su capacidad CREATIVA para buscar soluciones que los ayuden a sortear las adversidades para re-inventarse y re-constituirse con sus equipos de trabajo, incluso, hasta con un mejor desempeño y posicionamiento que el anterior.


Entonces…, cómo desarrollamos la práctica de la resiliencia personal y grupal.

Acá es donde comienza el TRABAJO INDIVIDUAL Y GRUPAL. Les proporcionamos algunas ideas basadas en investigaciones de comportamiento y psicología organizacional.


Conectando con los DEMÁS, en tu caso, con TU CAPITAL HUMANO.cercano/a, pregúntales qué necesitan, ten algo de tiempo de calidad con ellos. Escúchalos empáticamente, ya sea que se sientan abrumados por su propio estrés o por las demandas del entorno, la manera de volver a la estabilidad emocional es conectar, NO ESCAPAR. Los beneficios de adoptar un enfoque cercano y empático pueden ayudarte y ayudar al equipo a mantener la motivación y el optimismo.


Transmitiéndoles SENTIDO DE PERTENENCIA. Es fundamental que tus recursos humanos se sientan identificados con los cimientos fundacionales y la cultura organizacional de tu empresa. Transmíteles la misión, ¿por qué existimos como empresa/marca?; la visión, ¿qué queremos ser?; las políticas-normas, lo que deben reconocer y aceptar de la organización; la ESTRATEGIA DE TRABAJO, la guía para la acción; y los OBJETIVOS ESTRATÉGICOS, ¿qué necesitamos hacer?

Inclúyelos, hazlos sentir parte, permitiéndoles que puedan expresar sus ideas, que puedan presentar nuevas propuestas de trabajo. Considera sus pedidos, advertencias, devoluciones. Reconócelos.


Propiciando la adaptación al cambio. Ayúdales a adaptarse a las diferentes exigencias y propone nuevas iniciativas de trabajo. Valora y acompaña a tu equipo de trabajo en la adaptación de sus nuevas tareas, responsabilidades, roles y funciones.


Otra manera de adaptarnos a los cambios es entrenar la capacidad de relativizar, así sean pequeños errores, sentimientos de fracaso o dificultades que tú o tu equipo sienten que los están obstaculizando para desempeñar nuestra labor. En este tiempo tan estresante es importante que puedas realizar reuniones de seguimiento, transmitir información sobre los procesos, permitir que la información se encuentre disponible para todos en todo momento. Esto permitirá la interacción positiva con los empleados y la fomentará.


Estableciendo una consecución de METAS. La efectividad de la motivación en la consecución de objetivos personales y colectivos se logra cuando los líderes valoran las metas a corto, mediano y largo plazo que se han alcanzado de manera grupal y/o individual. Establece metas y objetivos a cumplir a corto plazo para vos y tu equipo. Motiva, acompaña, colabora y celebra con tus recursos humanos cuando logren cumplirlos.


Mediando en los conflictos. Es fundamental que puedas actuar como catalizador ante los conflictos interpersonales de tu equipo, reduciendo los comportamientos inadecuados de manera transparente y abierta. Busca acuerdos, entendiendo todas las partes y comunicando desde la asertividad.


Fomentando las habilidades personales. Ayúdales a conocer y poner en práctica las habilidades que ya tienen. Crea espacios de conversación, define reuniones para evidenciar cuáles son estas cualidades personales (aunque a primera vista no sean laborales). Esto mejorará la cooperación grupal y te ayudará a conocerlos. Debes trabajar sobre la observación en el desempeño individual y grupal de cada uno.


Mostrando una actitud positiva. Sé ejemplo de actitud positiva remarcando a tu equipo qué le hace bien (recuerda hacer una crítica constructiva, darle feedback personalizado, retroalimentación), señálales éxitos pasados y refuerza su contribución específica a la empresa o al equipo.


Aplicando flexibilidad y creatividad. Permitiendo descubrir nuevas posibilidades, generando ideas novedosas, aplicando conocimientos desde una nueva perspectiva. Esto les permitirá salir del problema, lo que se conoce como “pensar fuera de la caja”, salir de la zona de confort.


Para las organizaciones, empresas, negocios es muy importante que quienes formen parte de sus recursos humanos, quienes lideren a los equipos de trabajo y tengan gente a cargo, puedan tener la capacidad de resiliencia. Que puedan ver la escena desde otro lado, que puedan contagiar la fuerza y sobreponerse para seguir adelante. Encarando las tareas de diferentes formas, nuevas, motivando a sus RECURSOS HUMANOS DESDE DISTINTOS PUNTOS DE VISTA.


Especialista en Gestión y administración de RR. HH. y Comunicación Institucional, Lucía Bernardi. @luverconsultora.


Desde centro del País al Fin del Mundo.

Córdoba – Ushuaia.

© 2018 by CuartoCreativo